Incentivos a empresas quitan 1,8% del PIB al fisco

55555

Los tratamientos especiales que se otorgan en República Dominicana en algunos impuestos específicos reducen las recaudaciones impositivas cerca de 1.8% del producto interno bruto.
De acuerdo al informe “Los incentivos fiscales a las empresas en América Latina y el Caribe” se estima muy significativo el impacto en el país del trato especial a tributos que gravan las operaciones relacionadas con el comercio exterior y otros tributos.
El documento, presentado ayer por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y Oxfam, indica que las renuncias fiscales más significativas en estos rubros que tiene el país son la exoneración del pago del impuesto a los combustibles empleados en la generación eléctrica, las exenciones de aranceles para las importaciones de las zonas francas. En el caso de los impuestos sobre el patrimonio, se destaca el gasto tributario, generado por el crédito del impuesto sobre los activos (contra el impuesto sobre la renta de las personas jurídicas), las exenciones en las zonas francas industriales y para el sector turismo y ciertas exenciones en el impuesto sobre la propiedad inmobiliaria, entre otros.
Asimismo, el informe destaca que en el país resulta problemático conocer la evolución de los gastos tributarios durante los últimos años (2013, 2014 y 2018), debido a cambios metodológicos, reformas impositivas o mejoras en la calidad de la información estadística que permiten la incorporación de nuevos gastos tributarios a la cuantificación, por lo que se debe tener especial cautela.
Resalta que los países de la región necesitan alcanzar una mayor movilización de recursos para cumplir con los objetivos de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.
Agrega que para ello es fundamental que generen las condiciones y políticas adecuadas en pos de atraer la inversión extranjera directa, así también que busquen fortalecer la recaudación tributaria, incluida la limitación o eliminación gradual de aquellos gastos tributarios que no sean costo-efectivos.
Plantea, que la efectividad de la política de incentivos tributarios depende, en gran medida, de una buena gobernanza en su diseño, definición, implementación, gestión, seguimiento y evaluación, donde los aspectos relacionados con la transparencia, la rendición de cuentas y la coordinación entre actores clave adquieren particular relevancia.
“La existencia de múltiples objetivos de política y de recursos limitados, hace necesario que los países fortalezcan sus sistemas tributarios y mejoren la gobernanza de los incentivos tributarios”, apunta el informe.
Lineamiento
Dentro de los lineamientos cita evaluar de manera periódica los costos y la efectividad de los tratamientos tributarios preferenciales, de forma tal de determinar si los beneficios atribuibles al incentivo superan a sus costos. En el caso de los beneficios solo hay que considerar aquellos que realmente sean atribuibles al incentivo, como el aumento de la recaudación debido a una mayor producción o consumo en respuesta al incentivo y los beneficios económicos y sociales que genere.