Expertos rebajan el crecimiento de Alemania al 0,5 por ciento

A red Volkswagen Golf (L) and a VW Scirocco are retrieved by an automated palette from a storage tower near the company's main factory in the northern German city of Wolfsburg on March 12, 2009. Earlier Martin Winterkorn, CEO of German car maker Volkswagen (VW) addressed the company's annual press conference where he expressed the desire for his company to be number one in its sector by 2018.  AFP PHOTO  DDP / NIGEL TREBLIN    GERMANY OUT
A red Volkswagen Golf (L) and a VW Scirocco are retrieved by an automated palette from a storage tower near the company's main factory in the northern German city of Wolfsburg on March 12, 2009. Earlier Martin Winterkorn, CEO of German car maker Volkswagen (VW) addressed the company's annual press conference where he expressed the desire for his company to be number one in its sector by 2018. AFP PHOTO DDP / NIGEL TREBLIN GERMANY OUT

Los principales institutos económicos alemanes han volcado su pesimismo acerca de la marcha de la primera economía europea en su informe de otoño. Los expertos rebajan el crecimiento al 0,5% para este año respecto al 0,8% proyectado anteriormente para una economía dirigida a la exportación y debilitada en tiempos de sacudidas globales. Piden además a Berlín que prescinda del venerado schwarze Null y se permita recurrir al déficit presupuestario, en el caso de que el enfriamiento económico que padece el gigante alemán se recrudezca.
“Aferrarse al déficit cero como un fin en sí mismo sería un error fundamental. Ahorrar justo cuando la economía se debilita solo incrementa los problemas”, indicó durante la presentación del informe en Berlín Claus Michelsen, al frente de las proyecciones del Instituto de Investigación Económica de Berlín (DIW). “La industria alemana está en recesión y eso está impactando a los proveedores de servicios de las empresas productoras”, estimó Michelsen, quien atribuyó el crecimiento actual al consumo privado impulsado por acuerdos salariales y beneficios fiscales. Los institutos no consideran sin embargo que la actual situación requiera un gran paquete de estímulos fiscales porque creen que los mecanismos existentes son suficientes.

Tras una década de bonanza, la economía alemana se encuentra al borde de la recesión después de que el PIB germano cayera una décima en el segundo trimestre del año. Las turbulencias internacionales, incluida la guerra comercial y el Brexit, son la principal causa de la debilidad.