Qué se dice: El PRD siendo el PRD.-

Claudio Acosta

Tal y como estaba previsto  el PRD ratificó su alianza con el gobernante PLD y anunció su apoyo a  su candidato  Gonzalo Castillo, luego de celebrar  una Convención Nacional Ordinaria en la cual el partido del jacho apagao  demostró que sigue siendo fiel a sus esencias aunque ya no sea ni la sombra del partido grande y poderoso que alguna vez fue, y del que tan orgulloso llegó a sentirse el doctor José Francisco  Peña Gómez. Antes de iniciarse el acto en el Palacio de los Deportes se produjo una trifulca, con saldo de varios heridos,  cuando un grupo de personas trató de  entrar a la fuerza a sus instalaciones. El incidente no alteró el guión  del acto pero sirvió para ponerle el sello distintivo de los perredeístas, que en esa Convención decidieron llevar candidaturas  propias  a senadores en nueve provincias, en 154 diputaciones, y alcaldes en más de 60 municipios. Nada mal para un partido que, bajo la dirección de Miguel Vargas  Maldonado, se ha ido encogiendo casi hasta desaparecer, aunque es justo reconocer  que el Canciller ha sabido rentabilizar al máximo la condición  de partido bisagra de su PRD,  mucho más relevante en el proceso electoral que tenemos a la vuelta de la esquina como consecuencia de la división  del PLD. Eso lo pone en condición de pedirle por su boca, como se dice popularmente, a un Gobierno y un candidato que están obligados a ser generosos con su principal aliado. “Hoy, más que nunca, cada voto del PRD será decisivo para definir el rumbo de la nación en el 2020”. Habrá que esperar al día después de las elecciones para saber si se cumplirá el pronóstico de Vargas Maldonado, pero desde ahora puede usted estar seguro, apreciado lector, que esos van a ser los  votos más caros del mundo, y que los vamos a pagar de nuestros bolsillos.