Los taínos como génesis de la identidad criolla

18_01_2020 Areíto 18-01-2020 Areíto6

“Taínos, arte y sociedad”, nueva propuesta editorial del Banco
Popular, relata el legado de nuestra cultura precolombina

Estudiar y aprender a valorar el pasado, aun sea remoto, nos permite comprender con mayor claridad el presente y visualizar el futuro.
De esta premisa parte el libro “Taínos, arte y sociedad”, escrito por el empresario e historiador Manuel García Arévalo y auspiciado por el Banco Popular Dominicano, en una fina edición de gran tamaño y más de 450 páginas bellamente ilustradas.
Cuenta la historia identitaria, cultura y expresión artística de los pueblos originarios de la República Dominicana y, al hacerlo, huye del lenguaje academicista y de tecnicismos, porque busca precisamente interesar a un amplio número de lectores.
La intención de esta obra es la “de constituir un puente de unión entre las generaciones de hoy y del mañana con las culturas del ayer”, dice García Arévalo.
El propósito es el de reconocer la “gran sensibilidad artística y el valioso aporte cultural que hemos heredado de los antepasados aborígenes”, explica el autor, para quien el legado taíno “aún está presente en muchos aspectos de nuestros modos de vida y costumbres ancestrales, al punto de constituir uno de los soportes medulares de nuestra identidad como nación”.
Raíces de la cultura taína. Esta propuesta editorial invita al neófito a aventurarse y aprender más sobre esas raíces aborígenes prehispánicas. Descubrimos con su lectura que los habitantes primigenios de esta tierra son el producto de una fusión de pueblos indígenas de orígenes diversos que confluyeron en las Grandes Antillas y dieron lugar a lo que hoy se conoce como “cultura taína”.
Las investigaciones arqueológicas han demostrado, según cuenta el autor, que el poblamiento de las Antillas ocurrió hace aproximadamente unos 6000 años y que pudo haber estado vinculado a fenómenos climáticos acaecidos entre el 8000 y el 4000 antes de Cristo.
Esas comunidades indígenas llevaron a cabo un proceso migratorio en balsas rústicas hacia todas las Antillas, a través de dos rutas: desde Centroamérica, en concreto la costa atlántica de la actual Belice, y desde la zona noreste de lo que hoy es Venezuela y Guayana, estableciéndose en la región del Caribe insular.
La fusión de la diversidad de expresiones de estos grupos de aborígenes arcaicos dio pie a la conformación de una cultura y civilización taínas, como una evolución insular autóctona que se fraguó fundamentalmente en las islas de La Hispaniola y Puerto Rico.
Este compendio abarca de manera profusa el período agroalfarero inicial, sustrato de la cultura taína, y luego su consolidación en una organización social y política diferenciada, dividida en cacicazgos, con actividades productivas definidas y creencias mitológicas muy vinculadas a los fenómenos naturales, las aves y la simbología de las cuevas.
Aporte a la bibliografía nacional. La publicación forma parte de la colección de libros que, con sentido social, la organización financiera pone a disposición de entidades culturales y educativas a nivel nacional e internacional, de relacionados y del público en general, contribuyendo de este modo a enriquecer el acervo bibliográfico de la nación.
Son más de 20 libros auspiciados por la organización financiera en las últimas décadas, siempre con la finalidad de fortalecer la proyección de la identidad nacional y su medioambiente.
Estos aportes bibliográficos cobran sentido por el papel de mecenas que el Popular asumió desde su carta constitutiva del 23 de agosto de 1963, donde se evidenciaba ya su compromiso institucional con el rescate y la proyección de los valores culturales que componen la más auténtica y diversa dominicanidad.
Turismo naranja. En palabras del autor del libro, “cabe resaltar que la divulgación del patrimonio arqueológico prehispánico es un atractivo para el turismo y una fuente de inspiración para la producción artesanal, constituyéndose en un incentivo del turismo naranja, iniciativa a la cual el Banco Popular le ha brindado un gran respaldo”.
A este respecto, el presidente ejecutivo de la entidad financiera, señor Christopher Paniagua, manifiesta en las palabras de presentación de la obra que “esta nueva visión del turismo genera valor a través de una dinámica que engloba el patrimonio cultural y la industria creativa para diseñar experiencias que respondan a lo que buscan los turistas del siglo XXI”.
En ese sentido, expone que “la mezcla de nuestros pueblos indígenas antillanos son un patrimonio cultural a partir del cual podemos crear una narrativa única y desarrollar una gestión de experiencias particulares para el turista”.

Herencia taína. El impacto de lo taíno sigue presente en muchas facetas de la cultura dominicana contemporánea, entre ellas, el folclore, la artesanía, las leyendas populares, la gastronomía y la lengua.
“Verdaderamente la cultura taína sirvió de soporte para la formación de lo que se gestó en el tiempo de la colonia, que fue la cultura criolla, la cual es hoy en día la piedra angular de la dominicanidad”, afirma García Arévalo.
Yautía, mapuey, yuca, casabe, maíz, palmito, batata, lerén, bija, ají son productos naturales que ya utilizaban los taínos en su alimentación y hoy forman parte de la dieta nacional.
Y muchos de los nombres de estos productos fueron absorbidos por el español y permanecen en el léxico actual. Numerosas expresiones taínas viajaron, de hecho, a otros países del continente y a la misma España, consolidándose como vocablos propios del español universal. Ahí están los casos de canoa, hamaca, carey, barbacoa, maraca, bohío, batey, papaya, conuco, cacique, huracán, piragua, iguana, entre muchos otros.
El propio término caribe tiene su origen en la lengua de los pobladores taínos.
Se puede afirmar, por tanto, que el idioma español se “internacionalizó” al entrar en contacto con las lenguas aborígenes del Caribe, durante las primeras incursiones de los colonizadores en el Nuevo Mundo.
Curaduría fotográfica y artística. “Taínos, arte y sociedad” incluye traducciones al inglés y al francés, y en ella destacan hermosas fotografías de elementos de esta sociedad precolombina, tomadas con mucha minuciosidad y riqueza de detalles por el fotógrafo Víctor Siladi, responsable también del diseño artístico de la obra.
El diseñador gráfico Jimmy González aportó también su visión artística a diferentes escenas significativas de la vida de los taínos, como el baile del areíto, la fabricación de instrumentos de sílex, la escenificación de las luchas corporales entre pobladores taínos o el juego de pelota.
Propuesta multimedia. Este es, además, un libro que va más allá del soporte físico, porque se ha complementado con toda una gama de productos multimedias, en procura de alcanzar una mayor divulgación.
Por un lado, se trata del primer proyecto editorial en el país que aprovecha la tecnología de realidad aumentada, a través de la aplicación móvil MIRA (Mi Realidad Aumentada Popular). Desde la pantalla del dispositivo se puede apreciar cómo parte del contenido del libro cobra vida de forma virtual.
Para los taínos, el sol, la luna y los habitantes de sus comunidades habían nacido de las cuevas. Por eso, la aplicación MIRA incluye también una serie de portales que permiten al curioso ingresar virtualmente dentro de algunas cuevas con restos taínos que existen en el país, como son la Cueva de las Maravillas y Los Tres Ojos.
El libro se encuentra también disponible en formato digital y es accesible en la página www.popularenlinea.com/tainos
En esta dirección web se puede ver además el documental “Presencia viva: el legado de la herencia taína”, que acompaña este proyecto editorial.
El trabajo audiovisual aborda el potencial del mundo taíno como recurso turístico y cuenta con la participación de expertos que tocan diversos ámbitos de esta cultura ancestral y sus influencias en nuestro presente, como Bernardo Vega, Marcio Veloz Maggiolo, María Amalia León, María José Rincón, Christian Martínez, Domingo Abreu o Saverio Stassi.