De la pandemia sanitaria a la pandemia económica

RAMON NUÑEZ RAMIREZ

La cuarentena es la única forma de detener la propagación del Covyd 19, como lo han demostrado los chinos donde se originó el epicentro del virus, sin embargo la cuarentena está llevando a la economía global a una recesión y para esa pandemia no existen recetas de políticas fiscales o monetarias que la impidan.

Las economías evolucionan en ciclos a saber: expansión, auge, recesión, depresión, recuperación etc. y de hecho los organismos multilaterales y prestigiosos economistas, tras la recuperación de la crisis de 2008, pronosticaron una recesión en este 2020 provocada por la guerra comercial entre los EU y China.

En 2008 se produjo la primera crisis financiera de la globalización provocada por el estallido de varias burbujas, especialmente la hipotecaria, luego vino el colapso de centenares de bancos. Se trato de una crisis provocada por un sector financiero hipertrofiado y desregulado.

Esa crisis financiera global provocó una recesión por la caída de la demanda y la receta, de factura Keynesiana, consistió en que los bancos centrales, especialmente la Reserva Federal y el Banco Central Europeo, bajaron las tasas de política casi a cero, la FED compro miles de millones en activos tóxicos, mientras los gobiernos aplicaban políticas fiscales expansivas y así se recuperó la demanda, se evito la depresión y la economía global inicio el despegue.

En China, aparentemente detuvieron el coronavirus, pero la parálisis de industrias y la inmovilización de millones de habitantes ha provocado que a febrero la producción industrial se contrajo en 13.5%, las compras minoristas en 20.5% y la inversión en activos fijos en 24.5%, es decir la economía china ha experimentado simultáneamente un choque de oferta y también un choque de demanda.

En los EU la Reserva Federal redujo la tasa de política a una franja entre 0.00-0.25%, inyectó US$700 mil millones comprando activos, el Congreso aprobó un paquete de 2 billones de dolares y aun así el Dow Jones no detiene su picada y al 23 de marzo la caída en ese mes ha sido de 30.3% mientras el Petróleo West Texas se cotizó el 24 de marzo a US$24.47, el nivel más bajo desde 1999.

En nuestro país el Presidente anuncio una serie de alivios tributarios, económicos y sociales, los candidatos Leonel Fernández y Luis Abinader hicieron interesantes propuestas, mientras el Banco Central anunció una serie de medidas que se pueden resumir en dos grupos, unas para inyectar liquidez y estimular descensos en las tasas de interés y otras para flexibilizar el Reglamento de Evaluación de Activos.

En cuanto a la reducción del encaje en estos momentos no creo que haya muchas empresas dispuestas a endeudarse, salvo para amortiguar perdidas, y tampoco los bancos van a facilitar recursos a sectores paralizados, también la rebaja en la tasa de política, por el mecanismo de transmisión de la política monetaria tarda entre 2-3 meses a sentir su efecto. A mi juicio las medidas más importantes son las dirigidas a que las moras en los préstamos no afecten la calificación crediticia de los deudores, facilite procesos de reestructuraciones, sin que con ello se afecten losindicadores de los bancos.

No hay recetas para impedir la recesión global o hasta la depresión, lo único que queda es implementar políticas de subsidios a los desempleados y chiriperos, distribución de alimentos de forma organizada; en el ámbito sanitario aplicar de forma gratuita el test para el virus; en fin enfrentar el coronavirus, pero que además de la pandemia sanitaria y económica que no falte el alimento y las medicinas en ningún hogar.