28 de Abril

BONAPARTE GAUTREAUX PIÑEYRO
La Patria se siente, se disfruta, se sufre, se vive, se construye, es amor, solidaridad, sacrificio, sublimidad, desprendimiento, hermandad, conocimiento, disfrute de sus paisajes, práctica de sus costumbres. La Patria es la segunda Madre que provoca, concita y fuerza a sacar a flote los sentimientos más nobles y más elevados cuando de ellas se trata.

La Patria es un ejercicio de servicio a los demás, de respeto por todos sin exclusión, sin discriminación, sin hipocresías, con entereza, con trabajo constante para engrandecerla.

La Patria es eso y mucho más, porque la Patria no se ve, no se palpa, se disfruta, se intuye, se construye. Sí la Patria se construye a golpes de respeto a la moral y a las buenas costumbres.

La Patria se construye cuando el padre practica una conducta que sirve de guía a sus hijos, cuando enseña que más vale la dignidad que los pesos, la rectitud que los bienes, que la mejor herencia es el buen nombre que se construye con trabajo, estudio, inteligencia, buena conducta, respeto por los demás y por sí.

La Patria se construye cuando el maestro enseña a sus alumnos el respeto a la tierra, al árbol, a las avecillas que adornan el bosque con sus trinos, a las flores que nos brindan su belleza multicolor, a los ríos y aguadas que calman nuestra sed y nutren la tierra preñada para producir comida. Al maestro corresponde enseñar a pensar, con las matemáticas y a comunicarse, con el lenguaje. El maestro tiene la obligación de enseñar la historia de las gestas, gestos y hazañas de quienes sirvieron a la Patria para engrandecerla y la necesidad de que los respetemos y los imitemos.

La Patria se construye cuando el gobierno tiene la sensibilidad de luchar para que el país sea autosuficiente en la producción de los alimentos de la canasta básica familiar.

La Patria se construye cuando el pueblo tiene acceso rápido, seguro y gratuito a la mejor atención, conocimientos y equipos médicos que haya en el país.

La Patria se construye cuando el militar adquiere conocimientos y sólo usa sus armas para resguardar e imponer la soberanía nacional y servir al país no para actuar como tropa de ocupación en la tierra que lo vio nacer.

La Patria se construye cuando el policía es instruido para que actúe dentro de lo que mandan la Constitución y las leyes, que no se preste a ser instrumento de politiqueros que los mandan a dar palos al pueblo en una actitud de gatita de María Ramos, que tira la piedra y esconde la mano.

La Patria debe castigar a los traidores, como reclamaba Juan Pablo Duarte y nunca debe ser pedestal para que persona alguna piense, crea, sienta, que está por encima de los demás.

La Patria se convirtió en un fusil y una intención, una decisión y una acción correcta cuando la juventud enfrentó la invasión norteamericana en 1965 para cumplir con el mandato de Duarte que dice: Santo Domingo será libre, o se hunde la isla.

Loor a los héroes y mártires de la Guerra de Abril de 1965. ¡Qué vivan por siempre!.