Qué se dice: El padre Benito

Claudio Acosta

“Sabemos que usted, señor Presidente, se preocupa por adecentar la ciudad y se puede andar en un lomo de yagua, pero nuestros sectores lucen arrabalizados y olvidados y  con calles intransitables. Nos  preocupan las cañadas, el río y el puente La Ciénaga, necesitan que sea saneadas,  pues es un foco de contaminación y enfermedades. Esperamos se generosidad”. Las palabras que pronunció durante la bendición de una escuela y un liceo que el presidente Danilo Medina inauguró el pasado miércoles en Santiago convirtieron al sacerdote católico Benito Cruz Lantigua, de la parroquia San Juan Bautista, en un personaje  famoso debido a  la inusual  reacción que provocaron  en el mandatario.  Es por eso que  queremos saber un poco más del  cura que consiguió sacar de su prolongado  mutismo al presidente Medina, quien según las crónicas que reseñaron el acto lució por momentos exaltado y casi molesto. Aunque tal vez la pregunta correcta sea porqué reaccionó de esa manera el mandatario, quien se despachó con una perorata de media hora  en la que defendió con ardor   los logros de su gobierno, si el cura solo pretendía llamar su atención sobre los problemas que agobian a su feligresía. ¿Se encuentra  estresado  por  la gran carga de trabajo?   ¿O  es la reacción de un gobernante que encaja mal las críticas, sobre todo si  se producen en un acto público  y en su presencia? Es probable que la respuesta correcta  no sea ninguna de las anteriores, pero fíjense que  durante su extensa  intervención no dedicó una sola palabra a decir si atenderá o no las necesidades de la empobrecida comunidad que pastorea el  padre Benito,  que al exponerlas de esa manera, y en ese escenario, perdió el derecho a contar con la generosidad del Presidente de la República para satisfacerlas.