30 años de prisión contra hombre se asoció a otro para cometer asesinato en Los Girasoles

Prisión

El Ministerio Público del Distrito Nacional obtuvo la pena máxima de 30 años de prisión contra Pascual Pérez Delgado, alias Caquito, quien fue acusado por el asesinato de Johnny Marcelino Rodríguez Mejía, alias Ruddy, en un hecho ocurrido en abril del año 2017, en el sector de Los Girasoles.

El Segundo Tribunal Colegiado dictó la sentencia condenatoria contra Pérez Delgado por asociarse para cometer el crimen con el también acusado Michael Federico Montero Jiménez, quien ya había sido condenado por este hecho.

Según narra el expediente presentado por el Ministerio Público, todo ocurrió mientras la víctima se encontraba compartiendo con unos amigos frente a la casa de uno de los acusados. Indica que cuando los acompañantes del joven Rodríguez Mejía le indicaron que se fuera, al percatarse de que los dos acusados se acercaban, el hoy occiso se negó a retirarse del lugar.

Durante la audiencia, la procuradora fiscal litigante María Silvestre Arias explicó que los acusados Pérez Delgado y Montero Jiménez se acercaron a la víctima y, sin mediar palabras, éste último le realizó el disparo que le causó la muerte, emprendiendo inmediatamente la huida.

Indicó que después de recibir el impacto de bala, el joven salió corriendo y vociferando que lo habían matado, siendo su cuerpo encontrado al día siguiente detrás de una casa, localizada en la calle K del mismo sector. Las investigaciones de este caso establecen que el móvil del crimen fue una riña que la víctima había tenido unas semanas antes con el acusado alias Caquito.

Los jueces Yisel Soto, Raymundo Mejía y Clara Castillo, acogieron las pruebas presentadas por el Ministerio Público y ordenaron que el condenado cumpla la sentencia en la Penitenciaría Nacional de La Victoria.

La Fiscalía del Distrito Nacional indicó que al acusado le fue dictada la sentencia condenatoria por incurrir en los delitos de asociación de malhechores y asesinato, los cuales están tipificados en los artículos 265, 266, 295, 296, 297 y 302 del Código Penal Dominicano.