4 muertos y 80 heridos en ataque
con morteros

BAGDAD (EFE).- Al menos cuatro policías murieron y 80 resultaron heridos en un ataque con morteros contra un cuartel al norte de Bagdad, en una jornada marcada por un nuevo atentado contra un oleoducto y continuados bombardeos sobre Faluya.

   En un primer momento, fuentes oficiales iraquíes habían informado de decenas de muertos y heridos en un ataque contra un cuartel de la Guardia Nacional, ocurrido esta mañana cerca de la localidad rebelde de Tayi, a unos 40 kilómetros al norte de Bagdad.

   Un comunicado del mando militar estadounidense facilitó más tarde la cifra definitiva de fallecidos y explicó que los agentes iraquíes formaban en el patio del acuartelamiento ubicado en la localidad de Mashahidah cuando seis proyectiles de mortero impactaron en el recinto tras ser lanzados, al parecer, desde un palmeral cercano.

   Tayi se encuentra en el interior del denominado “triángulo suní”, una frondosa área agrícola al norte de Bagdad convertida en el corazón de la insurgencia iraquí.

   En la misma zona, dos iraquíes murieron y más de una decena resultaron heridos durante una operación del Ejército de EEUU contra la localidad de Dulaihiya, informaron fuentes médicas.

   Soldados del cuerpo de infantería, secundados por helicópteros artillados, blindados y efectivos de las nuevas fuerzas armadas iraquíes irrumpieron en la población al caer la noche y registraron decenas de casas, añadieron las fuentes.

   Más al oeste, en los alrededores de la ciudad de Ramadi, capital de la rebelde provincia de Al Anbar, tropas estadounidenses combatieron contra un grupo de insurgentes, informaron testigos citados por televisiones árabes.

   Según su relato, que aún no ha sido confirmado por el Ejército norteamericano, un vehículo militar estadounidense quedó destruido y humeante en la zona.

   Cerca de Ramadi, en la conflictiva Faluya, aviones de combate estadounidenses bombardearon la pasada noche, por enésima vez, diversas “posiciones terroristas” en esta ciudad, informó hoy el mando militar norteamericano en Bagdad.

   Los cazabombarderos destruyeron varios depósitos de municiones y supuestos escondites de los leales al prófugo jordano Abu Musab al Zarqaui, considerado la principal amenaza terrorista en Irak, según explicó la nota, que no precisó, sin embargo, si el ataque causó víctimas entre la población.

   EEUU y el Gobierno interino creen que Al-Zarqaui lidera el grupo “Tawhid wal Yihad” (Monoteísmo y Guerra Santa), que ha asumido la mayoría de los atentados más sangrientos y los secuestros más sanguinarios en Irak, y que se esconde con un puñado de mercenarios yihadistas en las calles de Faluya.

   El primer ministro interino, Iyad Alui, ha amenazado con atacar la ciudad si los notables que ahora la controlan no entregan a Al Zarqaui, al que se vincula con la red terrorista internacional “Al Qaeda”.

   Por otro lado, una potente explosión destruyó parte del principal oleoducto del norte de Irak e interrumpió parte de la exportación a través del puerto mediterráneo turco de Ceyhan, informaron hoy fuentes oficiales.

   Una carga explosiva detonó en un tramo de la tubería que cruza la conflictiva localidad de Beiji, en los yacimientos de crudo al sur de la ciudad de Kirkuk, capital petrolera de Irak, explicaron las fuentes.

   Unidades de bomberos lograron controlar las llamas y los equipos de mantenimiento han comenzado a trabajar para intentar restablecer el suministro lo antes posible, añadieron.

   El sabotaje de las infraestructuras petrolíferas ha sido, desde la caída del régimen del ex presidente iraquí Sadam Husein, una de las estrategias preferidas de los rebeldes para perturbar la acción del nuevo Gobierno transitorio.

   El oleoducto Kirkuk-Ceyhan, de 800 kilómetros de longitud, tiene capacidad para exportar cerca de un millón de barriles de crudo diarios, aunque los sucesivos ataques de la insurgencia han minado sus posibilidades.

   La tubería, que nace en los yacimientos del sur iraquí y desemboca en el puerto meridional de Basora, es la principal vía de exportación de petróleo en Irak.