75 aniversario de la Academia de la Historia

JUAN VENTURA
El próximo día 16 de agosto del presente año cumplirá 75 años de fundada la Academia Dominicana de la Historia. Dicha institución académica fue creada mediante el Decreto No. 186, de fecha 23 de julio de 1931, dictado por el Poder Ejecutivo, ocupado a la sazón por el general Rafael Leonidas Trujillo Molina (1891-1961), quien posteriormente se convirtió en dictador.

De acuerdo con el artículo 2 de dicho Decreto: “La Academia Dominicana de la Historia tendrá por objeto hacer investigaciones y estudios sobre la historia dominicana; buscar, ordenar y clasificar los datos y documentos relativos a nuestro pasado; estimular la producción de trabajos sobre la materia y emitir votos consultivos cada vez que oficialmente sea solicitado su opinión o su informe”.

Rufino Martínez expresó al respecto: “Cuando empezó a funcionar (la Academia Dominicana de la Historia, nota J. V.), apenas si sus miembros conocían la disciplina que iban a laborar, pues los más versados en la materia no quisieron ser académicos; en la República Dominicana lo fueron, no los cultivadores de la historia, cuyo número superaba al de los académicos, sino los aficionados y de simpatía por determinados personajes.

Después, la credencial establecida para ingresar en ella fue la amistad particular con los miembros y estar reconocido como persona grata al gobierno” (Hombres dominicanos. Rafael Leonidas Trujillo Molina, tomo III. Santo Domingo, Editora del Caribe, C. por A., 1965, página 235).

Los fundadores y miembros de esa institución fueron trece, tres de ellos no aceptaron, que fueron: Dr. Américo Lugo (1870-1952), Lic. Leonidas García Lluberes (1882-1965) y Dr. Alcides García Lluberes (1889-1967).

Los demás miembros fundadores fueron: Monseñor Dr. Adolfo Alejandro Nouel (1862-1937), Dr. Federico Henríquez y Carvajal (1849-1951), Lic. Manuel Ubaldo Gómez (1857-1941), Lic. C. Armando Rodríguez (1865-1953), Dr. Manuel de Jesús Troncoso de la Cocha (1878-1955), Lic. Arturo Logroño (1891-1949), Dr. Max Henríquez Ureña (1885-1968), Lic. Emilio Prud’ Homme (1856-1932), señor Emilio Tejera Bonetti (1880-1968) y señor Ramón Emilio Jiménez (1886-1970).

En lugar de los tres miembros que no aceptaron, fueron propuestos: Dr. Pedro Henríquez Ureña (1884-1946), Félix Evaristo Mejía (1886-1945) y profesor Rufino Martínez (1893-1975), éste último rechazó tal designación.

Los cuatro connotados historiadores dominicanos (los dos hermanos García Lluberes, Lugo y Martínez) que rechazaron ser miembros de dicha institución académica, prácticamente, se refugiaron en sus hogares y no le aceptaron cargos al régimen dictatorial de Rafael Leonidas Trujillo Molina, en sus treinta y un años de gobierno dictatorial. Los dos hermanos García Lluberes colaboraron en Clío a través de artículos y ensayos.

El primer presidente que tuvo esa benemérita academia, lo fue: 1) el Dr. Federico Henríquez y Carvajal (1849-1951), desde el 16 de agosto de 1931 hasta el 14 de septiembre de 1944. Los demás han sido 2) Dr. Manuel de Jesús Troncoso de la Concha (1878-1955), desde el 14 de septiembre de 1944 hasta el 30 de mayo de 1955; 3) Lic. Emilio Rodríguez Demorizi (1904-1986), desde el 23 de junio de 1955 hasta el 27 de junio de 1986; 4) Monseñor Dr. Hugo Eduardo Polanco Brito (1918-1995), desde el 16 de agosto de 1986 hasta el 16 de agosto de 1995; 5) Dr. Julio Genaro Campillo Pérez (1922-2001), desde el 16 agosto de 1995 hasta el 1 de junio de 2001; 6) Dr. Roberto Cassá desde el 16 de agosto de 2001 hasta el 16 de agosto 2004; y su actual, 7) el Lic. José Chez Checo, desde el 16 de agosto de 2004. Durante el mandato del Dr. Cassá se prohibió la reelección al presidente de esa institución académica.

La Academia Dominicana de la Historia edita su órgano llamado Clío, desde enero de 1933, que es su publicación oficial. Su Consejo Editorial está integrado por: Dr. Emilio Cordero Michel, director; Lic. José Chez Checo, Dr. Américo Moreta Castillo, José Luis Sáez y Lic. Alejandro Paulino Ramos, todos ellos miembros. Han sido publicados 168 números de Clío. La primera mujer en ser aceptada en esa institución como Académica Correspondiente Nacional, lo fue la licenciada María Ugarte España.

En sus 75 años de existencia, la Academia Dominicana de la Historia ha publicado 69 libros y opúsculos, de connotados historiadores dominicanos y extranjeros.

Desde la llegada del Dr. Campillo Pérez a la Academia Dominicana de la Historia en el año 1995, las puertas de esa institución comenzaron abrirse de par en par para recibir a nuevos Académicos de Número y Correspondientes Nacionales. Los sucesores presidentes: Dr. Cassá y Lic. Chez Checo han continuado abriéndoles las puertas a otros historiadores de Santo Domingo y de las demás provincias del país.

La Academia Dominicana de la Historia tiene actualmente una matrícula de 24 Miembros de Número, 1 Académica Supernumeraria, 36 Miembros Correspondientes Nacionales, 11 Miembros Protectores y 34 Miembros Colaboradores.

La actual Junta Directiva de la Academia de la Historia, dirigida por su presidente licenciado José Chez Checo, y compuesta además por el doctor Emilio Cordero Michel, vicepresidente; licenciado Juan Daniel Balcácer, secretario; doctora Mu Kien Adriana Sang Ben, tesorera; y arquitecto Eugenio Pérez Montás, vocal, ha programado una serie de actividades para conmemorar estos 75 años de la fundación de esa institución, que serán anunciados próximamente en los medios de comunicación social. Los académicos, amantes de la historia y pueblo en general deben apoyar a esa institución en su conmemoración de aniversario.

El gobierno central, presidido por el doctor Leonel Fernández Reyna, debe de dotar a la Academia de la Historia de un moderno y confortable edificio y de un presupuesto de varios millones de pesos mensuales para sus gustos y desenvolvimientos económicos, en este 75 aniversario de su fundación.

Debemos de felicitar a su presidente, el licenciado Chez Checo y a todos sus miembros, al cumplir la Academia 75 años de fundada.

¡Adelante!.