9 tips básicos de belleza para lucirse en verano

28_07_2015 HOY_MARTES_280715_ ¡Vivir!4 C

Antes de cerrar la maleta para ir de vacaciones conviene revisar si llevamos en ella imprescindibles que no se nos pueden olvidar. La pregunta es: ¿hemos hecho la tarea? Pensar en los detalles de última hora a veces es agotador, por eso hemos diseñado una lista con la que sea más fácil hacer recuento de los nueve básicos de la belleza para este verano.

1. Una buena depilación en piernas e ingles no debe faltar.

2. La limpieza facial es imprescindible también en la temporada de calor. Es vital limpiarla de impurezas, restos de hidratantes, protectores y aceites.

3. Un buen filtro solar para rostro y cuerpo es básico. La piel tiene memoria y si la quemamos sufre y ese daño permanece, aunque no sea a la vista.

4. Recupere su piel después del sol con una buena hidratante.

5. Los ojos cobran un protagonismo especial. Opte por una buena depilación de sus cejas.

6. Las pestañas son otro gran desafío en torno a los ojos. Las extensiones forman ya parte de muchas de las miradas más intensas.

7. El maquillaje. La firma italiana Kiko Milano apuesta para el verano 2015 por materiales naturales y “eyeliners brillantes”.

8. Para contrarrestar la caída de cabello causada por estrés, utilice cebolla roja como tratamiento.

9. Las sandalias nos permiten lucir los pies sin descanso, pero hay que revitalizar la piel con una pedicura adecuada que nutra las cutículas. Los bálsamos de jalea real o aceite de oliva son ideales.

Algunos tips contra la celulitis

Algunos trucos para combatir la celulitis son tomar tres vasos de agua en ayunas y después de cepillarse los dientes para mejorar el sistema digestivo; y comer plátano, que al ser muy rico en potasio mejora la circulación sanguínea.  Otros alimentos ricos en este mineral son: aguacate, coliflor, espinacas y zanahorias.

¡No se olvide de codos y rodillas!

Son los grandes olvidados de nuestra anatomía. Rodillas, codos y talones sufren la poca atención de cremas y revitalizantes y, con el tiempo, no solo se resecan, también se agrietan y pierden elasticidad y firmeza. Con la llegada del calor descubrimos que permanecieron olvidados durante demasiado tiempo.