A 44 años de su muerte, proclaman ¡Caamaño vive!

17_02_2017 HOY_VIERNES_170217_ El País4 A

La Fundación Caamaño está convencida de que el héroe Francisco Alberto Caamaño Deñó dejó un legado inmortal, y por eso lo honró ayer con diversos actos, en la conmemoración del 44 aniversario de su muerte.
Para Claudio Caamaño Vélez, presidente de la fundación, el Coronel de Abril aún vive en la conciencia nacional. Por esa razón, llamó a honrar su memoria y encimar su heroísmo.
Reflexionó sobre la guerrilla que en 1973 le costó la vida al héroe nacional: “Le quitaron la vida, pero no le quitaron la razón ni le arrancaron sus principios. No le quebrantaron su voluntad. Por lo tanto, a Caamaño lo mataron, pero no lo derrotaron”.
Caamaño Vélez discurrió en esos términos al encabezar un homenaje en el mausoleo que guarda los restos del prohombre en el Cementerio Nacional.
Otros también exaltaron la memoria histórica de Francis, y exigieron castigo contra los responsables de su muerte.
Uno de ellos fue Manuel María Mercedes, presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y quien recordó, que “los crímenes de Estado nunca prescriben”.
En tanto, Fabiola Vélez defendió la autenticidad de los restos guardados en el mausoleo, y deploró que no hayan sido reconocidos por las autoridades.
Los caamañistas, incluido un niño de nueve años, prometieron seguir la lucha y condenaron la corrupción y la impunidad. A propósito, el Libro Verde fue firmado por Eligio Blanco Peña, un combatiente que participó en la revolución de 1965.
Francisco Alberto Caamaño Deñó murió el 16 de febrero de 1973, mientras dirigía un grupo guerrillero que buscaba derribar al gobierno de Balaguer.