A casi un año entregado hospital Higüey funciona sin áreas vitales

24_03_2017 HOY_VIERNES_240317_ El País12 B

yelissa Rosario
y.rosario@hoy.com.do
A casi un año de inaugurado el moderno y lujoso Hospital General y de Especialidades Nuestra Señora de La Altagracia en Higüey, el centro aún no ha podido funcionar a toda su capacidad, y los lugareños tienen que recurrir a otros centros para recibir algunas atenciones.
Áreas fundamentales como la de cuidados intensivos y quirófanos para cirugías mayores no han entrado en funcionamiento, según la subdirectora Yohanny José Viloria porque la empresa contratista no ha hecho entrega de las mismas.
De acuerdo a la médica ha sido así ajustado al cronograma de apertura.
El centro, estrenado en abril de 2016, empezó a funcionar en enero de este año ofreciendo servicios ambulatorios y consulta. En febrero fue posible empezar con los internamientos.

La emergencia, fundamental en todo centro hospitalario, entró en operación de manera externa 10 meses después de que el presidente Danilo Medina hiciera entrega del centro, pero de acuerdo a la subdirectora, aún se afinan algunos detalles en esa división.

El majestuoso hospital, que brilla por su impecabilidad, está equipado con aparatos médicos de última generación. Sin embargo, los residentes en la zona no han podido servirse a plenitud de las atenciones prometidas.
Y como admite la propia encargada, si una persona necesita de alguna cirugía mayor es remitida a otro centro hospitalario. Lo mismo si requiere atenciones intensivas.
En este caso son enviados al hospital más cercano con facilidades para dar esos cuidados, que es el Hospital Regional Doctor Antonio Musa, en San Pedro de Macorís, a unos 90 kilómetros de Higüey.

El área de Endoscopía y Colonoscopía tampoco está en servicio, pese al equipamiento, igual que la de Hemodiálisis, con cinco estaciones, hasta el momento solo ofrece servicios a los internos.
Es decir, si un paciente está ingresado por otra condición y requiere ser dializado, se hace, pero el área no está abierta al público en general.
Algunas de las áreas no funcionan por falta de capacitación del personal.
El hospital de autogestión recibe una subvención de 20 millones de pesos mensuales. Tiene unos 300 colaboradores o empleados.
Fondos inmóviles. Sin embargo, la limitante que más preocupa a la directora en funciones, tras la renuncia la semana pasada de Félix Hernández, es el tema de los fondos, que contó no puede utilizarlos por falta de un programa.
Aunque no confirmó que el retraso en la entrega por las constructoras fuese por falta de pago, dice que una vez resuelta esa parte, le daría garantía para agilizar esas áreas que aún no han sido entregadas.
El centro aún trabaja en el proceso de la facturación con las aseguradoras para poder generar sus propios fondos, pero no ha sido posible por cosas tan elementales como una línea telefónica para hacer las autorizaciones.
Pese a todas esas áreas que aún no funcionan, la médica asegura que el hospital, que poco tiene que envidiar a los más vanguardistas de Santo Domingo, funciona en un 90%.
Se consuela con decir que tienen la colaboración de otros hospitales para brindar a los pacientes las atenciones para las que no están habilitados.
Recrea los casos de trauma, que son la mayoría que llegan. Narra que si un paciente necesita de una osteosíntesis (operación para huesos fracturados por medio de elementos metálicos), tienen que ser remitidos al hospital Ney Arias Lora, en Santo Domingo Norte. Esto por la imposibilidad de facturar, ya que la mayoría de los pacientes son del Seguro Nacional de Salud (Senasa) subsidiado.

Según contó la especialista en anestesiología, hace un mes recibieron la habilitación como centro de tercer nivel. Sin esta certificación no podían ser contratados por las Administradoras de Riesgos de Salud (ARS).
Cuenta que están por firmar con cuatro aseguradoras. Por el momento los servicios se ofrecen de manera gratuita.

José Viloria explicó las bondades del hospital de especialidades, que tiene en el área de imágenes un tomógrafo de 16 cortes, de los más modernos que se pueda tener y aunque dice que ya funciona, el paciente Andrés Guzmán se quejó ante los reporteros de HOY, pues tuvo que hacerse una tomografía y una resonancia magnética fuera del centro.

También se quejó Dominga Javier, una paciente diabética que dice que se han resistido a curarle las afecciones en sus pies, porque supuestamente no están preparados para realizar ese procedimiento, por lo que tiene que pagar una enfermera que se lo haga en casa.

Unos 72 especialistas dan servicios de salud, exceptuando Ginecología y Pediatría, atenciones que quedaron en el viejo hospital.