¡A comer aguacate durante todo el año!…

MILLIZEN URIBE
m.uribe@hoy.com.do
Anteriormente los dominicanos tenían que esperar el mes de agosto para disfrutar plenamente de los aguacates, pero en la actualidad éstos están presentes en la mesa sin importar que sea o no su temporada. Tanto es así que en la tradicional cena de Nochebuena se suele acompañar el moro de guandules o de habichuelas de una respectiva tajada de aguacate.

Esta proliferación de aguacates se debe a que éstos están siendo producidos durante todo el año. Damián Andújar, director del Departamento de Desarrollo Frutícola de la Secretaría de Agricultura, explica que esta producción se ha he   cho con el objetivo de suplir la demanda de esta fruta que es solicitada durante todo el año.

 “Antes en el país se perdía mucha producción de aguacate porque se acostumbraba a consumirlo solamente durante uno o dos meses, pero ahora ya se tiene la costumbre de comerlo todo el año y por eso se produce en los doce meses”, expresó.

Así, en provincias como San Cristóbal, San José de Ocoa, Elías Piña, Pedernales, Barahona y Moca, entre otras, se han habilitado conucos para producirlos.

Temores.  Si bien Andújar asegura que los estándares de calidad del aguacate injerto es superior al criollo, hay muchas personas que todavía temen consumirlo debido a que dudan de su naturalidad, ya que al ser producidos artificialmente temen que los fertilizantes utilizados en su producción sean dañinos para la salud. En cuanto al precio, los injertos son muchos más caros, pues mientras en un mercado popular un criollo se puede conseguir desde siete a diez pesos, un injerto costaría entre  RD$ 15.00 y 25.00.

Temores

Aunque es muy grato tener siempre disponible un aguacate en la mesa, hay muchas personas que todavía muestran predilección por los aguacates criollos porque aseguran que su sabor es muy diferente a los llamados injertos.  

Sin embargo, Andújar asegura que las diferencias entre los aguacates criollos y los injertos se inclinan a favor de los últimos debido a que tienen una menor cantidad de grasa, y por ende son de mejor calidad. “A los latinos les suele gustar mucho el aguacate  criollo pero para el gringo el injerto es mejor”.

Ensalada de aguacate y cebolla:

6 aguacates grandes
1 cucharadita de zumo de limón
1 cebolla
3 cucharadas de aceite de oliva
1 cucharada de vinagre
Un tomate
Sal y pimienta

Preparación: 

Se pelan los aguacates y se cortan en rodajas más o menos finas. Se colocan en un recipiente y se bañan con el zumo de limón para que se mantengan verdes. Aparte, en una ensaladera se colocan las cebollas y los tomates cortados en rebanadas muy finas, se añaden los aguacates y se adereza con el aceite, el vinagre, sal y pimienta.