¡A comer habas!, dulces o saladas

29_01_2016 HOY_VIERNES_290116_ ¡Vivir!7 C

Las habas son las semillas del haba, una planta herbácea, y se emplean, entre otras cosas, como ingrediente en gastronomía.

El consumo de estas suele hacerse cuando aún son semillas inmaduras, ya que si están ya maduras tienen gran cantidad de almidón y se vuelven muy duras para su consumo, algo fácilmente distinguible por su color oscuro.

Hay quienes no cocinan habas porque no ha descubierto aún las grandes propiedades nutricionales (que se basan principalmente en proteínas y carbohidratos) y sus posibilidades en la cocina.

En realidad, las habas se pueden preparar de mil maneras: con almejas, arroz, jamón, verduras, ensaladas, sopas, dips, y en guisos con variedad de embutidos como chorizo o jamón serrano… y todas ellas muy ricas.

En la región Sur del país, se consume como postre y las preparan muy similar a las habichuelas con dulce.

Las recetas

Crema de habas secas con nachos

1/2 libra de habas secas
1 cebolla
2 dientes de ajo
1/3 libra de auyuma
1 taza de polenta
3 tortillas mexicanas
Aceite de oliva virgen extra
Sal
Perejil
Preparación. Pela, pica los dientes de ajo y ponlos a rehogar en la olla de presión. Pica la cebolla y añádela. Rehógala un poco. Pela y pica la auyama en dados y añádelos. Agrega las habas (remojadas de víspera) y cúbrelas con agua. Cuando el agua empiece a hervir, sazona, incorpora la polenta y remueve bien. Tapa la olla y cuece el conjunto durante 25 minutos. Tritura y cuela la mezcla. Corta cada tortilla mexicana en 8 triángulos. Fríelos en una sartén con aceite y escúrrelos sobre un plato forrado con papel absorbente de cocina. Sirve la crema de habas secas y acompáñala con los nachos. Espolvorea con un poco de perejil picado.

Habas campesinas

1 libra de habas frescas
1 cebolla
1 zanahoria, un ajo
Una tajada fina de jamón serrano magro
Medio vaso de vino blanco
1 rama de menta
Pimienta negra, sal
Preparación. En una cazuela doramos el jamón en trocitos, la cebolla y la zanahoria picada en brounoisse (picadito pequeño) junto con el ajo. A continuación añadimos las habas, media copa de vino blanco, sal, pimienta y una rama de menta. Tapamos la cazuela y dejamos cocer hasta que las habas estén tiernas.

Ensalada de habas

1 libra de habas tiernas
1/2 lechuga
1/2 libra de jamón serrano
1 cucharada de aceite de oliva
8 tomatitos enanos
Sal
Preparación. Cocemos las habas en agua con sal. Cuando estén hervidas y tiernas, las escurrimos y reservamos. En una sartén con una cucharada de aceite salteamos el jamón cortado en tiras finas. Cuando el jamón quede crujiente, añadimos las habas y las salteamos en la misma sartén con el jamón, espolvoreamos con un poco de perejil picado y reservamos templado. Lavamos y secamos bien la lechuga y la cortamos en juliana (en tiras finas). Cubrimos con ella la base de la ensalada. Disponemos encima los tomatitos enanos cortados a la mitad, y, sobre ellos, las habas con el refrito de jamón. En un vaso mezclamos los ingredientes de la vinagreta y rociamos por encima de la ensalada en el momento de servir. Esta ensalada queda más sabrosa si la servimos con las habas tibias.

Cocido de habas secas con papas

1 libra de habas secas
1/2 libra de papas
2 dientes de ajo
1 zanahoria
1 cebolla
6 cucharadas de salsa de tomate
4 cucharadas de aceite de oliva
Sal
Preparación. Dejamos en remojo las habas secas 24 horas cambiando el agua dos veces. En una cazuela ponemos a cocer las habas rehidratadas con aceite de oliva y sal. En otra cazuela cocinamos con un poco de aceite de oliva la cebolla cortada en tiras finas junto con la zanahoria también cortada en rodajas y los ajos fileteados. Cuando esta verdura está cocinada, añadimos la salsa de tomate y trituramos con ayuda de una batidora hasta conseguir una salsa fina de color naranja rojiza. Transcurrido 40 minutos de la cocción de las habas añadimos las papas peladas y troceadas de forma irregular y la salsa anteriormente elaborada. Dejamos que sigan cocinándose por espacio de una hora o hasta que las habas estén tiernas. Ponemos a punto de sal y servimos calientes después de un reposo de diez minutos del cocido fuera del fuego y con la tapa puesta.