A grandes inversionistas les va mal con buenas apuestas

http://hoy.com.do/image/article/135/460x390/0/C550E11B-1B87-4280-8281-648D45D4E206.jpeg

John Authers
 Pero cuando los grandes inversionistas como Warren Buffett y George Soros cometen errores, las lecciones para el resto de nosotros son mucho más interesantes.

Ambos hacen muchas más decisiones correctas que incorrectas. Buffett fue catalogado el hombre más rico del mundo con una fortuna de $62 000 millones, según Forbes, mientras Soros logró administrar unos $2900 millones como administrador de fondos de cobertura el año pasado, de acuerdo con Alpha. Pero los nuevos libros dan luz sobre algunos errores.

Vahan Jahigian, en su libro “Even Buffett Isn’t Perfect” concluye que Buffet “es uno de los más grandes inversionistas –si no el más grande – de todos los tiempos”. Pero identifica un problema recurrente con el enfoque: Él se queda demasiado tiempo con las acciones. “Sin importar el precio”, dijo Buffett una vez en una carta, “no tenemos interés alguno en vender ningún buen negocio propiedad de Berkshire.” Para Buffett, sus inversiones son casi un matrimonio. Mientras, Jahigian lo impulsa con el viejo adagio “nunca te cases con un tipo de acciones”. Estas actitudes pueden reconciliarse porque Buffett ve todas las decisiones de inversión como si estuviera comprando un negocio, en lugar de simplemente comprando una acción en el mismo, y toma participaciones muy grandes. Una vez hecha la inversión, se casa con el negocio, no simplemente con los valores o títulos adquiridos. Para la mayoría de nosotros no. Si un negocio muy bueno está sobrevalorado, consideramos venderlo. La disciplina emergente de las finanzas conductuales –que utiliza la psicología experimental para explorar las decisiones de inversión- sugiere que se cometen muchos más errores al decidir cuándo vender un título o acción que en el  mucho más discutido de cuándo comprar.  

Una de las grandes acciones escogidas por Buffet fue Coca-Cola, con la que estuvo todo el camino hasta su breve turno como la compañía más grande del mundo por valor de mercado, una distinción que logró hace un poco más de una década. Pero él todavía se queda con ella, a pesar de que Coca Cola ha sido superada por muchos rivales desde entonces. Puede que para Buffet esto tenga sentido, el resto de nosotros debe desarrollar una disciplina de venta: cuando las acciones alcanzan precios altos, debemos vender.

En cuanto a los errores de Soros, él ha sido lo suficientemente honesto para decirlos, en tiempo real. Su próximo libro, The New Paradigm for Financial Markets, sobre las causas de la crisis económica crediticia incluyen un diario de inversión que comenzó a principios del año.

La jugada de Soros con Bear Stearns

George Soros  dio su pronóstico para 2008 y explicó su estrategia de inversión para capitalizarla. Lo fue actualizando cada pocas semanas. El momento fue oportuno: el diario de Soros lo llevó hasta la liquidación de Bear Stearns.

Soros fue el primer gran administrador de fondos “global macro”, al hacer grandes apuestas de asignación de activos. Una de las más famosas fue que apostó a que la libra esterlina se devaluaría en septiembre de 1992, forzando al gobierno británico a salirse del mecanismo de tasa de cambio.

Los fondos macro tuvieron un buen comportamiento en el primer trimestre de este año, logrando un promedio de 10% mientras muchos otros inversionistas perdían dinero, pero Soros revela en el libro que solo se quedó nivelado en ese periodo, ni ganó ni perdió.

No pudo hacer dinero a pesar de que estaba exactamente correcto. En enero, predijo que la crisis de crédito era severa pero que la fase aguda se contendría porque los bancos centrales proveerían  liquidez temporal –exactamente lo que ocurrió. También predijo al burbuja de China. Empezó el año apostando que el dólar y las acciones estadounidenses y europeas, bajarían, y ocurrió. Todos sus pronósticos se hicieron realidad.¿Cómo es que no logró hacer dinero? El momento oportuno fue parte del problema. Invirtió fuertemente en India y China pensando que la burbuja estaba en sus etapas iniciales.

Zoom

Bear stearns

Predicción

La predicción general de George Soros  sobre los servicios financieros fue increíblemente correcta. Pero el viernes 14 de marzo compró las acciones de Bear Stearns, que cerraron ese día a $54. La Reserva Federal había anunciado la financiación de emergencia y él asumió que Bear sería subastado al mejor postor en la semana.En cambio, Bear fue forzado a los brazos de JPMorgan for $2 la acción. “Olvidamos tomar en cuenta que Bear no es querido por el sistema”, dijo Soros.

La responsabilidad social corporativa beneficia a accionistas

Michael Skapinker.    Lo que comenzó como filantropía hace años, cuando las empresas fundaban escuelas etcétera, se amplió hasta llegar a lo que se conoce como “responsabilidad social corporativa” (RSC): la idea de que la compañía debe asumir responsabilidad no solo hacia los accionistas, sino hacia sus empleados, suplidores, la comunidad local y organizaciones no gubernamentales.

    La RSC ha provocado críticas, la mayoría en línea con el economista Milton Friedman, quien opina que “pocas tendencias pueden minar tanto los fundamentos de nuestra sociedad libre como la aceptación por parte de las corporaciones de una responsabilidad social que no sea ganar tanto dinero como sea posible para los accionistas”.

Sus defensores señalan que la RSC ayudó a las compañías a comprometerse con las comunidades locales donde viven tanto sus empleados como sus clientes, lo que les ayuda a entender sus necesidades. También les permite mantener su legitimidad – su “licencia para operar”.

A la larga, dicen, esto beneficia a los accionistas también.

La dificultad con este punto de vista está en que hay poca investigación que apoye la idea de que las compañías con RSC generan mejores retornos para los accionistas. Otro argumento es que es una forma de administración de riesgos, una forma de evitar amenazas a la reputación de la compañía.

Las claves

1. Definición

La idea de responsabilidad social corporativa o RSC es que  las compañías deben asumir responsabilidad no solo hacia los accionistas, sino hacia sus empleados, suplidores, la comunidad local y organizaciones no gubernamentales, para lograr buena interrelación.

Mars y Wrigley consolidan el mercado de dulces

El mercado de los dulces ha estado listo para consolidarse hace mucho tiempo. La actuación de Mars después de que Campbells vendiera recientemente Godiva, probablemente “caliente” las conversaciones sobre combinaciones estratégicas entre  Nestle, Kraft, Hershey, Cadbury y Lindt, el más pequeño. Pepsi y Coca Cola pueden incluso aprovechar la oportunidad para pensar si desean expandirse hacia el mercado de dulces. Pero el trato pondría mayor presión, por lo menos a corto plazo, en Cadbury y Hershey, las compañías bajo más presión para mejorar su desempeño. La combinación de Mars y Wrigley combinados ahora usurparán el lugar de Cadbury como la compañía más grande de dulces de mundo.

Hershey ha tenido varias rondas de conversaciones infructuosas de fusión en los últimos años con diversos pretendientes o interesados, incluyendo Cadbury y Wrigley. Si algún   momento fue bueno para que Hershey capitulara, quizás este sea tan bueno como cualquiera. Rick Lenny, ex presidente que se opuso a tratos anteriores, ha dejado la compañía. Y el presidente del consorcio que controla Hershey`s también ha anunciado  planes para jubilarse, dejando la intención de la compañía aún más incierta.

Hasta ahora el consorcio no ha indicado su intención de aflojar el control del 78% que posee. Mientras las acciones se han hundido, probablemente se necesite una prima grande para poder ganar control.

La familia Rockefeller presiona por cambios en firma  Exxon

Sheila McNulty

Houston

La familia de Rockefeller, el accionista con más tiempo consecutivo en ExxonMobil, abandona el rol “tras bastidores” para presionar a la empresa a que realice reformas corporativas que incluyen un presidente independiente y una junta más fuerte.

Los representantes de la familia han planificado una rueda de prensa para hoy miércoles para increpar públicamente a la compañía, que empezó como parte de la Standard Oil de  John D. Rockefeller.

“Después de años de trabajar tras bastidores con el propósito de animar a la gestión de Exxon a enfrentar los desafíos de la industria en nuevas maneras, los miembros de la familia de Rockefeller explicarán públicamente las preocupaciones de múltiples generaciones de su familia”, dijo la familia en una declaración.

Ahora la mayoría de la familia esta preocupada por la dirección de la corporación Exxon que lo insta un cambio mayor en su administración corporativa en forma de un presidente de la junta independiente y un rol de mayor liderazgo en la junta directiva de la compañía petrolera”.

La familia no reveló a cuánto asciende su participación, pero su papel ha disminuido apreciablemente desde los días cuando John D. Rockefeller fue un titán de la industria de Estados Unidos.

Los representantes de la familia – que incluyen a Peter O’Neill, un tataranieto de John D. Rockefeller y cabeza del comité familiar sobre los asuntos de Exxon – no detallaron sus quejas específicas con la dirección de la compañía. Sin embargo, miembros de la familia como el senador Jay Rockefeller de West Virginia han criticado las políticas de la compañía sobre el calentamiento global antes.

Las claves

1.  Familia Rockefeller

  Esta familia jugó un rol importante en la industria petrolera con la fundación de la Standard Oil (ExxonMobil es la más grande de sus descendientes).

2.  Enfrentamiento

Ahora la familia Rockefeller presiona ala empresaExxon para que realice reformas corporativas que incluyen un presidente independiente y una junta más fuerte, para enfrentar nuevos desafíos.

VERSIÓN AL ESPAÑOL DE MIRIAM VELIZ