A la derecha del Cardenal

Claudio Acosta

– Como cree que tiene menudo para devolverle a todo el mundo no se le queda callado a nadie, aunque eso signifique generar tensiones entre el partido al que pertenece, la Fuerza Nacional Progresista, y el gobierno, donde dice tener tantos “amigos”. Tampoco parece importarle mucho que su propuesta de construir un muro en la frontera sigue recibiendo críticas y rechazos, entre las que vale destacar la del Cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez, quien opinó que traería mas conflictos y problemas que soluciones. No obstante, y como si esas críticas y rechazos le entraran por un oído y le salieran por el otro, el diputado Marino Vinicio Castillo Semán insiste en defender y justificar su muro. Pero como ya el gobierno habló, y dijo con absoluta claridad que no le interesa “en lo más mínimo” embarcarse en tan insensata obra, podemos dar por seguro que “Vinicito” no se saldrá con la suya. Pero hay que aprovechar la ocasión para reconocerle, con toda justicia, una proeza política notable, digna de ser resaltada: haber demostrado, con sus palabras y sus hechos, que merece estar a la derecha del Cardenal.

Asesinos pueriles.-No dejo de horrorizarme, a pesar de ser consciente, por razones de oficio, de cuán violenta se ha tornado la sociedad dominicana, de lo pueriles que pueden llegar a ser las razones por las cuales una persona decide arrebatarle la vida a otra. Un tribunal del Distrito Nacional acaba de condenar a veinte años de prisión a un hombre acusado de matar a cuchilladas, junto a tres cómplices, al propietario de la casa donde vivía. ¿La causa? Le pidió que desalojara la vivienda, y se llevara sus motetes a otra parte. Pero Nelson Aneudys Encarnación ya no tendrá de qué preocuparse, pues tendrá techo seguro por un buen tiempo, con la ventaja de que nadie lo podrá desalojar hasta que no se cumpla su “contrato” ni tendrá que pagar un chele de alquiler.