¡A la puerta de la Navidad!

http://hoy.com.do/image/article/31/460x390/0/2BA58355-4633-4470-9DA4-A7DC5D7DEEE5.jpeg

POR MARÍA MERCEDES
Si por un momento cierra los ojos y respira profundo, sentirá que algo está cambiando en el ambiente. Le aseguro, no es su imaginación: como las manecillas del reloj del tiempo han corrido bastante rápido, dentro de dos meses celebraremos nuevamente la Navidad. 

Sin duda, la celebración un tanto “anticipada” de esta fecha se hace con la finalidad de que todos nos preparemos espiritualmente para recibir con júbilo el nacimiento del Niño Jesús. Claro, como ya se ha hecho una tradición en muchas partes del mundo, la decoración del hogar forma parte de este proceso. ¡Así que manos a la obra!

Por eso, como cada año, Casa Cuesta, centro comercial conocido como “los especialistas del hogar” llenaron sus espacios con la mercancía que dará ese toque único y especial a las áreas escogidas para hacer su decoración.

Desde el viernes pasado, día en que dieron apertura a la temporada navideña 2004, usted en compañía de su familia, al visitarla encontrará los adornos necesarios para dar más vida y color a esta celebración milenaria.

Allá, las propuestas son muchas, si usted es de las que gusta mantener un estilo clásico o vanguardista tiene infinidad de objetos a su alcance.

Haciendo honor a su lema “Que la Navidad te quede linda”, una amplia gama de arbolitos, Santa Claus, trabolas gigantes, ángeles, muñequitos de nieve, adornos para mesas, nacimientos, manteles, luces, bolas, mensajes navideños, arlequines, guirnaldas, duendes, y figuras que representan la tradición cristiana, adornan cada rincón de esta amplia tienda, con la finalidad de que al adquirirlos sus clientes pasen unas fiestas de fin de año en buena compañía, con alegría, salud, dicha y felicidad.  

Para sorpresa de todas las personas que asistieron a la fiesta de bienvenida de la Navidad de esta exclusiva tienda, se encontraron con un tierno arbolito infantil, adornado con detalles propios de los bebés. El significado es consentir a los reyes de las casas armándoles su primer arbolito, ese que evoca los más sinceros sentimientos que ellos y ellas transmiten: amor, alegría, dulzura.