A pesar de problemas estructurales, estadio de Brasil no será demolido para los Juegos Olímpicos del 2016

estadio Engenhao

BBC Mundo. El alcalde de Río de Janeiro, Eduardo Paes, anunció que el estadio João Havelange, conocido como ‘Engenhão’, que alojará las pruebas de atletismo durante los olímpicos de 2016, no será demolido, a pesar de los problemas estructurales que condujeron a su cierre el martes pasado.

En una entrevista televisiva, Paes explicó que habían cerrado el estadio temporalmente porque existía el riesgo de que el techo colapsara con el viento.

El estadio ha estado usándose para acoger los partidos de fútbol, mientras que el estadio de Maracaná está en remodelación como preparación para el mundial de fútbol del próximo año.

Un portavoz del comité organizador de Río 2016 le dijo a la BBC que confía en que el estadio estará listo para los próximos Juegos Olímpicos.