A PLENO PULMóN
“El caballo de madera”

http://hoy.com.do/image/article/672/460x390/0/AAB42F22-66F2-4C7A-B8AA-5C8CF686BCB4.jpeg

Se ha dicho que Grecia decidió  “maquillar”,  marrulleramente,  el estado de sus cuentas nacionales para poder ingresar a la Unión Monetaria Europea. Una economía débil buscó la manera de “arrimarse” al euro, a la comunidad  integrada por los países más poderosos del viejo continente. Se ha dicho también que en la tarea de disfrazar la verdadera situación de su economía le ayudaron expertos de Goldman-Sachs. La viejísima sentencia según la cual debemos “temer los regalos de los griegos” procede de la tradición homérica. La estratagema de abandonar un caballo de madera frente a los muros de  Troya  es el origen de la “mala fama” de los griegos en el mundo antiguo.

 En época más reciente se acuño un refrán peyorativo contra el pueblo que descubrió la razón y fundó la filosofía: “sí un griego te da la mano, cuenta tus dedos”. En la sencilla operación de saludar con un apretón de manos podemos perder dos dedos. Pero a las astucias y simulaciones antiguas hay que añadir las “habilidades tramposas” de los “técnicos financieros” norteamericanos. Por eso el excanciller alemán Helmut Kohl ha opinado que Grecia no debió entrar a la Comunidad Económica sin exigirle una reforma administrativa radical.

La deuda pública de los griegos tuvo que ser  condonada en altísima proporción; y cuando el Banco Central Europeo propuso un plan de rescate para salvarlos de la bancarrota, Yorgos Papandreu  respondió con la convocatoria a un referendo. Al caer el gobierno de Papandreu el euro sufrió enseguida un sacudimiento próximo al terremoto monetario. Un caballo de madera, lleno de paja financiera y mentiras estadísticas, había penetrado en Bruselas y puesto las patas en Berlín y Paris.

En el año 2004 escribí: “La construcción de la Comunidad Económica Europea es una obra política que produce asombro y admiración. Las diversas nacionalidades de Europa, tras siglos de guerras, rivalidades comerciales y culturales, deciden formar una organización comunitaria dirigida a la “transnación”.  La Unión Monetaria Europea ha sido la coronación de muchos años de esfuerzos: unión aduanera, mercado común y, por fin, moneda única.” Este proyecto integrador, que incluye naciones de Europa del Este, está hoy en peligro. Un caballo hueco destripado podría llenar de estiércol el establo entero.