A PLENO PULMÓN
Dinastía militar de izquierda

Corea del Norte tiene un ejército de 1.2 millones de soldados; con equipo militar y entrenamiento considerados en Asia de primera clase.  República Democrática Popular de Corea es el redundante “nombre oficial” registrado por el Almanaque Mundial.   Toda la península de Corea estuvo bajo dominio del Japón hasta 1945, fecha en la que concluyó la Segunda Guerra Mundial.  Corea fue entonces ocupada por las potencias victoriosas.   En 1948 la Unión Soviética se retiró del país, después de “supervisar” la creación de la nueva república controlada por el Partido Comunista.  En el año 1950 el intento de los coreanos por unificar la península desató una guerra restringida en la que intervinieron: China, a favor del norte; y los Estados Unidos, a favor del Sur.  Tuvo participación protagónica el famoso general MacArthur.

Esta introducción es un mero recuento histórico para uso de jóvenes estudiantes que no tuvieron oportunidad de leer noticias sobre “la destitución” de Douglas MacArthur por orden del Presidente Harry S. Truman, sucesor de Roosevelt.  A partir de 1948, y hasta 1994, gobernó Corea del Norte King II Sung.  Al morir fue relevado en el mando por su hijo Kim Jong Il, actual Presidente.   Este líder,  de 67 años,  se  encuentra enfermo,  parcialmente  incapacitado.  Se dice que su hijo menor Kim  Jong – um será designado presidente para prolongar la dinastía comunista fundada por su abuelo.

Hace ocho años los periódicos trajeron una curiosidad noticiosa: el hijo mayor de Kim Jong Il, llamado Kim Jong – nam, fue arrestado en el Japón, mientras trataba de entrar a un parque de diversiones con un pasaporte falso de la República Dominicana.

El diario El País, en su edición del martes, reseña algunos de estos antecedentes, a manera de “background”, para abordar el tema de las recientes explosiones nucleares subterráneas en Corea.  El Presidente Barack Obama ha expresado ayer su preocupación; e hizo un llamado a las naciones dotadas de armamento atómico.  La explosión, al parecer, fue de una potencia parecida a la de la bomba lanzada sobre Nagasaki.  Corea del Norte posee plutonio en cantidad suficiente para fabricar media docena de bombas.  Los grandes países están “al grito”; y los pequeños no quieren seguir luchando con garrotes y tirapiedras.