A PLENO PULMÓN
Estruendo de cañones

El nuevo Presidente Danilo Medina apenas tiene una semana en el poder;  y ya “le han caído los palitos”.  Antiguamente se estilaba dejar pasar un periodo sin hacer críticas al gobierno entrante; era una especie de “luna de miel” con la oposición; en algunos países “las cortesías” con el gobierno que iniciaba sus gestiones se prolongaba durante 100 días.  Después de su emotivo y esperanzador discurso inaugural, empezaron a difundirse decretos con los nombramientos  de nuevos funcionarios del gobierno de Medina; también las confirmaciones en sus puestos de otros funcionarios “del gobierno anterior”.  Inmediatamente comenzó el cañoneo de una oposición prematura.

Prematura, porque todavía Medina no ha organizado las líneas maestras de su administración; no ha desarrollado las medidas que esbozó en el discurso de toma de posesión; no ha pasado de las palabras a los hechos, como señaló el propio Presidente al concluir la ceremonia.  Expresó que pondría “manos a la obra”.  Medina, como era de esperar, cambió los mandos militares de todas las armas; nombró Ministro de las Fuerzas Armadas al vicealmirante Pared Pérez, hombre de su entera confianza.  En este campo “obró” con rapidez, acierto y madurez política. 

En las instituciones que tienen que ver con el dinero, con las recaudaciones de recursos, quitó los funcionarios anteriores y colocó los suyos: aduanas, impuestos internos, “Indotel”, son entidades básicas para el manejo económico de un gobierno que proyecta establecer nuevas prioridades en el gasto público.  También en esta área sus decisiones fueron acertadas y realistas.  Confirmar en su puesto al gobernador del Banco Central fue una forma de decir: preservaré la estabilidad macro-económica, las paridades monetarias.

Al conservar en la cancillería a Morales Troncoso hace honor al pacto con los partidos aliados que contribuyeron a su triunfo electoral.  Ahora bien, su base política es el PLD.   ¿Cómo sobreviviría a los embates de una oposición que logró acumular dos millones de votos, si abandonara a los que le empujaron hasta el poder? La mayor parte de las críticas a los “primeros movimientos” de Danilo Medina, no toman en cuenta estas consideraciones.  Los analistas y politólogos de radio y televisión, si pusieran los pies en tierra, tendrían que otorgar “buena nota” a su primera semana.