A PLENO PULMóN
Grilletes del tiempo

http://hoy.com.do/image/article/671/460x390/0/906B8CC8-1340-4E70-9768-8D9713D8C736.jpeg

Hoy es sábado… “en todo el territorio nacional”, como dirían los meteorólogos encargados de pronosticar el “estado del tiempo”.  Se dice, desde épocas muy remotas, que el tiempo tiene muchos “estados”.  Puede ser húmedo, seco, cambiante, tormentoso, ciclónico, frío o caliente.  Hay buenos tiempos y malos tiempos; y claro está, existen diversas clases de tiempo.  No es lo mismo el “tiempo atmosférico”  -el del verano y el invierno-,  que el tiempo cronológico,  de la duración, del reloj.  Pero el tiempo más importante es el tiempo social o histórico que nos toque vivir.  Hay tiempos difíciles: de guerras, de crisis económicas, de dictaduras políticas.

 Con todo esto queda claro que, además de los “estados del tiempo”, que tienden  a ser pasajeros, tenemos cierta  “clase de tiempos”, que son regularmente más prolongados.  En el mejor de los casos duran tres meses, como ocurre con el tiempo de primavera.  La Segunda Guerra Mundial duró seis años; la tiranía de Trujillo treinta y uno.  Fueron tiempos muy difíciles, para los europeos en el primer caso; para los dominicanos en el segundo.   Heberto Padilla escribió un célebre poema que le costó prisión política y sufrimientos terribles.  Se titula: “En tiempos difíciles”.

 Los primeros cinco versos rezan: “A aquel hombre le pidieron su tiempo/ para que lo juntara al tiempo de la Historia./ Le pidieron las manos,/ porque para una época difícil/ nada hay mejor que un par de buenas manos”.   El poema continua diciendo: “le pidieron los ojos”, más tarde “le pidieron los labios”, después, “le pidieron las piernas”.  Finalmente, “le rogaron/ que, por favor, echase a andar”.   Las cuestiones políticas o sociales –guerras, revoluciones, cambios culturales o económicos- exigen a cada hombre “juntar” el tiempo de su vida con el tiempo de la historia.  Ese es un problema del cual no podemos escapar.

 Ayer leímos una noticia perturbadora: “Los narcos ofertan a socios RD mandar cocaína en submarinos”, siempre que el cargamento sea mayor de 1.5 toneladas y esté amparado por una póliza de seguro.  La droga se cotiza FOB y CIF, esto es, libre a bordo o con costo, seguro y flete.  Al abrocharnos cada mañana el reloj pulsera debemos “juntar nuestro tiempo” con el de la historia.