A propósito de guandul vs. gandul

Mi entrega anterior el pasado sábado,  ha levantado una ola de comentarios, tanto en pro como en contra, lo cual me ha obligado a volver sobre el tema, contrario a mi costumbre de abordar cada semana uno diferente y de actualidad.

Los que favorecen la impropia palabra de GANDUL aducen que este producto es conocido por ese nombre en Puerto Rico, cuyo Departamento de Agricultura, para proteger la “industria puertorriqueña” ha reglamentado su importación, que incluye la cantidad de granos rotos, amarillos y defectuosos por lata.  Ahora bien, el hecho de que tanto Puerto Rico, como los demás países mencionados en nuestra entrega anterior (Colombia, Costa Rica y Cuba) denominen a esta leguminosa por ese impropio nombre, no es óbice para que en nuestro país nos aboquemos a corregir este entuerto.  Para nosotros  resultó muy extraño que Colombia, que se precia de hablar y escribir el mejor español en América, utilice este vocablo con un significado muy diferente al que se quiere referir.

En una visita que hiciéramos al Ecuador hace aproximadamente un año y medio, conocimos a un dominicano quien había sido la persona que -harta de los trámites burocráticos que en aquel entonces primaban en nuestro país- comenzó la siembra de guandules en el norte de aquella nación sudamericana  y hoy la producción se ha extendido por todo su territorio,  convirtiéndose en el  principal exportador de esta leguminosa.  Un caso similar ocurrió también con la yuca mocana.  Las medidas que se tomaron para su exportación fueron tan drásticas que un exportador dominicano, hastiado de tanto papeleo, la sembró en Costa Rica, adaptándose maravillosamente al suelo volcánico y en la actualidad ese país centroamericano es el mayor exportador de yuca congelada hacia el mercado de los Estados Unidos de América.

Queremos por este medio enmendar un yerro cometido en nuestra entrega anterior, al dejar fuera de la lista de los que enlatan con el nombre de guandules a un gran y pionero agroexportador, Linda, lo cual lo constatamos cada vez que pasamos por Navarrete camino del Municipio de Los Hidalgos.  Además, esa compañía distribuía entre los hacendados las vainas vacías como alimento supletorio para el ganado.   Por el contrario, en la lista negativa se suman Victorina y Líder, la marca que enlata la cadena CCN.  

De paso, hasta nosotros haremos también nuestro mea culpa, ya que creíamos que por deducción lógica el plural de guandú era guandules.  Posteriormente hemos descubierto en el nuevo Diccionario esencial de  la lengua española, ed. 2006, que el plural de esta papilionácea  es guandúes o guandús, lo cual significa que si seguimos los postulados del DRAE, las acepciones de guandules o gandules son incorrectas ambas.  Cosas veredes Sancho.