¡A renovar! Ese rincón que nunca nos gusta

¡A renovar! Ese rincón que nunca nos gusta

Todos tenemos en casa ese espacio que no nos termina de gustar, decoramos, cambiamos cosas, compramos y compramos y parece que nada funciona.

Es una de las razones principales por las que un área de la casa prácticamente no se usa pues no logramos que se sienta armonía o deseos de estar ahí.

Puede ser cualquier lugar en la casa, la sala, una de las habitaciones, el estudio, el balcón y finalmente nos rendimos y abandonamos la tarea. Hay algunas cositas que podemos hacer para darle un giro a la “mala situación” de ese espacio, pues muchas veces nos abrumamos al verlo y volteamos la cara.

Le puede interesar: Decoremos con Kiki: Cabeceras, el punto focal

1. Orden

Es un trabajo duro, pero lo ideal es sacar todo lo que no se usa, lo que está dañado o roto y no se va a reparar y lo que ha quedado allí porque muchas veces se convierte en un desahogo de la casa y un espacio de acumular. Lo que se va a quedar debe clasificarse y guardarse correctamente.

2. Trabajar el color

Con esto me refiero a usar una paleta de colores neutros, pues así tendrás claras las proporciones y el espacio con que puedes contar y un lienzo en blanco donde empezar desde cero.

3. Define

Es importante tener claro qué se hace ahí, quiénes y en qué momento, para poder decidir qué mobiliario y cuáles cosas necesitan para ese espacio.

Al final, ve trabajando con los detalles personales y familiares que darán ese toque único y especial a tu rincón donde ahora van a querer estar y compartir.

Publicaciones Relacionadas