Abert Pujols y el ‘Rey Félix’ terminan semana delujo en las Grandes Ligas

MIAMI. AFP. El toletero dominicano Albert Pujols, de los Angelinos de Los Angeles, y el lanzador venezolano Félix Hernández, de los Marineros de Seattle, terminaron una semana de lujo en las Grandes Ligas del béisbol norteamericano en sus respectivas funciones.

El ‘Rey Félix’ (11-5) logró el vigesimocuarto juego perfecto en más de un siglo de béisbol en las Mayores, al blanquear a los Rays de Tampa Bay con nueve ceros colgados, sin hits, ni carreras, ni boletos, para retirar en orden a los 27 jugadores que enfrentó, 12 de ellos por la vía del ponche. 

 Pujols por su parte terminó una semana de ensueño al sonar el madero con promedio de 320, producto de ocho imparables en 25 turnos, con cuatro jonrones y nueve impulsadas.  

Otro que lució en grande con la majagua fue el también quisqueyano Hanley Ramírez, de los Dodgers de Los Angeles, que promedió para 366 (11 en 30), con tres vuelacercas y también nueve empujadas.  

Sonaron bien alto el madero el mexicano Luis Cruz (Dodgers), los dominicanos Starlin Castro (Cachorros) y Jhonny Peralta (Tigres) y el venezolano Martín Prado (Bravos).  

Cruz concluyó con .458 (11 en 24), con dos vuelabardas y seis impulsadas; Castro .407 (11 en 27) un bambinazo y cinco empujadas; Peralta .272 (6 en 22) un cuadrangular y ocho remolcadas y Prado .290 (9 en 31) dos batazos de circuito y siete fletadas. 

En el campo del pitcheo, el cubano Gío González (16-6) fue el único lanzador con dos victorias en las semana, al derrotar a Gigantes y Mets, con 12 y un tercio de entradas, con tres carreras y 13 hits permitidos, cuatro boletos otorgados y siete ponches propinados.

Otros que lucieron desde la lomita fueron el dominicano Bartolo Colón (Atléticos), el mexicano Luis Mendoza (Reales) y el cubano Aroldis Chapman (Rojos).   Colón (10-9) ganó a Indios con ocho episodios completos, en los que diseminó cinco imparables y una solitaria carrera con tres ponches propinados.   Mendoza (7-8) superó a Medias Blancas con siete sólidos capítulos, en los que esparció un boleto y seis abanicados.