Abogan por ley regule importación de fármacos

http://hoy.com.do/image/article/329/460x390/0/629E3C5D-490E-4917-A9E4-E0526D0A60B1.jpeg

WASHINGTON.- Los esfuerzos por permitirles a los estadounidenses el acceso a medicinas más baratas del exterior deben mejorar cuando los demócratas asuman control del Congreso, pero no será una prioridad, afirmaron legisladores y expertos en salud.

Miembros de la Cámara y el Senado se están preparando para un renovado empuje a fin de cambiar las leyes federales y permitir mayores importaciones de medicinas por receta de Canadá y otras partes, donde ciertos fármacos pueden costar menos de dos tercios de lo que cuestan en Estados Unidos. Esperan que las importaciones hagan bajar los precios nacionales.

“Lo difícil no es decirle a la gente que tiene que salir del país para comprar medicinas, sino forzar a las compañías farmacéuticas a bajar sus precios en los Estados Unidos’’, señaló el senador Byron Dorgan, un demócrata de Dakota del Norte que ha introducido un proyecto de ley junto con la senadora Olympia Snowe, republicana por Maine, para hacer legal la importación de medicinas por receta.

El tema sigue siendo muy popular entre los electores, aunque el gobierno estima que servirá de muy poco para realmente bajar los precios que los norteamericanos pagan por las medicinas por receta. Y también existe una persistente oposición a la importación de fármacos.

Con todo, republicanos y demócratas por igual perciben el cambio de control en el Congreso como una oportunidad para promover una legislación anteriormente bloqueada. Generalmente se habla de reimportación, puesto que muchas de las medicinas son fabricadas en Estados Unidos o por empresas americanas.

‘’Las cosas iban bien con la reimportación, pero las elecciones van a acelerar el proceso porque han removido a una dirección que se oponía a la misma. Soy un republicano y apoyo a la dirección en general, pero ésta se oponía a la reimportación’’, subrayó el senador David Vitter.

Vitter, de Luisiana, y el senador Bill Nelson, demócrata por la Florida, recientemente patrocinaron una legislación para detener las confiscaciones de fármacos canadienses importados para uso personal, algo que sólo se permite limitadamente.

Y Vitter sigue bloqueando la confirmación del Dr. Andrew Von Eschenbach, el candidado del presidente Bush para encabezar la Agencia de Alimentos y Drogas (FDA), hasta que se relajen las leyes federales sobre importación de medicinas. En cuanto a la FDA, la agencia alega no poder garantizar la seguridad o eficacia de las medicinas importadas. Este verano, la FDA informó que ciertas pruebas habían revelado falsas versiones de Lipitor y otras medicinas ordenadas a través de sitios web vinculados a una farmacia canadiense pero embarcados desde otros países. La industria farmacéutica, que generalmente se opone a esa legislación, se está preparando para un asalto.

‘’Creo que está claro que van a haber nuevos ataques para aprobar la legislación de reimportación en el nuevo Congreso. Es una lucha que lleva años. Dada la nueva dirección y sus prioridades, esperamos que vuelva a plantearse’’, expresó Ken Johnson, primer vicepresidente de Pharmaceutical Research and Manufacturers of America.

Pero no crea que es inminente, acotó Drew Altman, presidente y director general de la Kaiser Family Foundation, una organización de investigación sobre la salud. La legislación sobre medicinas importadas no está entre las principales prioridades de los demócratas. Y Bush, que también ha planteado cuestiones sobre la seguridad de la medicinas importadas, pudiera vetar la legislación.

Nancy Pelosi, demócrata por California y futura presidenta de la Cámara, ha hecho de las medicinas más baratas parte de sus planes inmediatos para la Cámara. Sin embargo, lo que quiere Pelosi es negociar precios más bajos con las empresas farmacéuticas para los beneficiarios de Medicare. Lo mismo puede decirse del senador Harry Reid, el próximo líder de la mayoría senatorial. Jim Manley, vocero de Reid, aclaró que la reimportación estaba “junto a toda una serie de otros temas’’.

‘’El tiempo es otro asunto’’, sostuvo David Certner, director de política legislativa de la AARP. “Al parecer esto es algo que veremos más tarde’’.

 

 

Si esto sucede, y cuando se plantee, no todo el mundo da por descontado el apoyo de los demócratas.

‘’Mucha gente opina que depende de los demócratas, pero no es verdad. Depende de dónde es uno y de quiénes son sus electores’’, aseveró la representante Jo Ann Emerson, republicana por Montana, y una patrocinadora clave de la anterior legislación sobre la reimportación.

Con todo, Emerson augura que el asunto va a tener ‘’una posibilidad combativa’’ en el nuevo Congreso, aunque no sea con una mayoría a prueba de vetos.

 

 

 

 

Pie

La industria farmacéutica, que generalmente se opone a esa legislación, se está preparando para un asalto.