Abren debate sobre servicio
militar obligatorio en EEUU

http://hoy.com.do/image/article/330/460x390/0/55A48062-54DE-4698-8262-59F6C6A3BA39.jpeg

Washington (EFE).- Las necesidades militares estadounidenses en Irak, y en menor medida en Afganistán, donde están unos 140.000 soldados estadounidense, han reabierto el debate sobre el reclutamiento obligatorio en Estados Unidos.

El debate se reavivó este fin de semana con las declaraciones realizadas por el legislador demócrata por Nueva York Charles Rangel, en las que anunció que presentará una propuesta de ley al Congreso a principios del año que viene para solicitar que se restablezca el servicio militar obligatorio.

Rangel aseguró en una entrevista concedida al programa “Face the nation” de la cadena estadounidense de televisión CBS que el tamaño de la tropa es insuficiente para hacer frente a potenciales amenazas en Irán, Corea del Norte o Irak.

“No tengo la menor duda de que este presidente y este gobierno nunca habrían invadido Irak (…) si hubiésemos tenido un servicio militar obligatorio y los miembros del Congreso y la administración pensasen que sus hijos (y los miembros) de sus comunidades se verían en peligro”, dijo el legislador.

Rangel, un veterano de la guerra de Corea, que abanderó sin suerte una propuesta legislativa a favor del servicio militar obligatorio para las personas de entre 18 y 42 años a comienzos de este año, señaló que propondrá la medida a principios del 2007.

“Si vamos a desafiar a Irán y a Corea del Norte y además, según ha pedido alguna gente, vamos a enviar más tropas a Irak, no veo cómo vamos a hacerlo sin un servicio militar obligatorio”, indicó.

Además opinó que la guerra en Irak se libra con soldados que de forma desproporcionada provienen de familias con ingresos económicos reducidos y de minorías.

Hoy reiteró su postura en un discurso en la Universidad de Baruch en Nueva York y aseguró que quiere celebrar audiencias al respecto.

El asunto levanta pasiones y no tiene consenso ni entre los republicanos ni entre los propios demócratas. Sin embargo, la que se convertirá a partir de enero en la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, zanjó hoy el asunto al decir que la propuesta de Rangel no se encuentra en la agenda de su partido para la nueva legislatura.

Sus afirmaciones fueron inmediatamente respaldadas por el próximo líder de la mayoría demócrata en la Cámara Baja, Steny Hoyer, quien subrayó que el asunto no está incluido en la agenda los legisladores del Partido Demócrata.

Los demócratas obtuvieron la mayoría tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado estadounidense en las elecciones legislativas del pasado 7 de noviembre.

Tras una reunión con Hoyer, Pelosi dijo no aprobaba el servicio militar obligatorio, que fue suspendido en 1973 casi al finalizar la Guerra en Vietnam y sustituido por profesionales pagados.

Por otro lado advirtió de que el futuro puesto de Rangel como presidente de la Comisión de Medios y Arbitrios no se convertirá en un foro desde el que intentar lograr que se apruebe la medida.

En opinión de la futura presidenta de la Cámara de Representantes, Rangel representa una “voz muy fuerte a favor de la justicia social” en EEUU “ y su apoyo a favor del servicio militar “es una forma de expresarla”.

Carl Levin, que presidirá el Comité de las Fuerzas Armadas del Senado en el nuevo período de sesiones, indicó que se trata de una medida innecesaria, mientras que el reverendo Jesse Jackson se preguntó por qué se tiene que beneficiar un “grupo privilegiado de la sociedad de la seguridad nacional” mientras que otro colectivo “se arriesga más y recibe menos beneficios”.

Desde las filas republicanas la senadora de Carolina del Sur Lindsey Graham, que también es miembro de las Fuerzas Armadas y se encuentra en reserva, reconoció que el Ejército de Estados Unidos no cuenta con el personal suficiente.

Sin embargo, subrayó que se puede completar con un servicio voluntario “y si no podemos entonces ya estudiaremos otras opciones”.

Por su parte, el presidente saliente del Comité de las Fuerzas Armadas, Duncan Hunter, indicó que la medida no tiene sentido.

“Con un llamamiento a filas obligatorio tendrás a personas que no querrán.., obligarlas y sustituir a los voluntarios no tiene sentido”, dijo.

El debate se reaviva el mismo día que el diario “The Washington Post” asegura que el Pentágono busca una salida a la situación en Irak que pasaría por un aumento de las tropas por un breve período de tiempo y un compromiso a largo plazo para intensificar el entrenamiento y el asesoramiento de las fuerzas iraquíes.

La propuesta del Departamento de Defensa está incluida en un estudio encargado por el jefe del Estado Mayor Conjunto del Ejército de EEUU, Peter Pace, parte de tres opciones: aumentar las tropas; reducir las fuerzas en Irak pero quedarse más tiempo, o retirarse.

Fuentes del Pentágono han traducido coloquialmente las tres opciones como “Go Big” (“ir a lo grande”), “Go long” (“ir a la larga”), o “Go Home” (“irse a casa”).

Ronald Rumsfeld, que dejará en enero se de ser secretario de Defensa,  dijo en el 2005 en el Congreso que “no hay ninguna posibilidad de que de que se restablezca el servicio militar” en EEUU.