Abuela no cree justicia castigue asesino nietas

Abuela no cree justicia castigue asesino nietas

“Sabemos que la justicia no hará nada porque ese asesino es militar”, dijo sollozante la señora Josefa de la Cruz tras narrar el asesinato de su nieta Marianelis del Rosario y sus dos bisnietas Indira y Pamela de la Cruz por el cabo de la Policía Esteban Javier Cora.

“¿Tú sabes lo que es matar tres mujeres en un instante? El tiene que coger su cárcel porque todo el que hace un delito debe pagar por lo que sea que haga, pero como es militar la justicia lo protegerá. Solo Dios sabe”, dijo de la Cruz.

La señora señaló que el victimario se refugiaba en su “intocable rango militar”, donde se sentía con el poder de hacer lo que quisiese y ser protegido por su posición. “El abusaba verbalmente de ella y la acosaba al salir del trabajo; había veces que se aparecía en su casa bebido y yo cuando lo veía le decía que dejara de beber tanto y me decía que él es militar y no le harán nada por eso», manifestó de la cruz.

En ese sentido, Genaro de la Cruz, hermano de la fallecida, declaró que la occisa colocó una orden de restricción contra el victimario pero no funcionó de nada porque igual la acechaba.

Puede leer: Agente acusado matar 4 va a Operaciones Especiales

“Ella se muda huyendo cerca de mi casa, con mis sobrinas, por los maltratos que él le hacía a mi hermana, estamos claros que la medida de coerción y orden de alejamiento no sirve. Eso aquí es un disparate porque al final él seguía acosándola y el tiempo de coerción fue mínimo”, sostuvo.

Dijo que la familia no busca problemas, solo quiere justicia por los tres niños que se han quedado sin su madre. Por ello, cree que los tratos privilegiados que le dan al asesino no deben ser tolerados.

Por otro lado, la abuela recordó cómo el victimario le dio muerte a las tres mujeres. “ Yo estaba con el niño cargado en la casa de mi nieta, en el patio, y él entró alrededor de las 9 de la noche, donde empezó a discutir y quería llevársela a la fuerza. Al ella oponerse le disparó, luego se dirigió a donde Indira, que estaba saliendo de la habitación, y en la sala le disparó a Pamela que intentó salir pero no le dio tiempo.

Yo estaba escondida en el patio con el niño cargado en brazos, fue horrible”, describió.

Agregó que tras cometer el hecho el asesino emprendió la huida en su motor. “El niño y yo estamos vivos de milagro, creí que nos iba matar también”, dijo con llanto y la mirada perdida.

Publicaciones Relacionadas

Más leídas