Abuela palestina se inmola; Israel ataca

http://hoy.com.do/image/article/329/460x390/0/66861ADC-8621-40E9-AF70-47FD2969F64E.jpeg

JEBALIYA, Franja de Gaza (AP).- Una abuela palestina de 64 años se inmoló ayer, jueves, cerca de soldados israelíes que patrullaban el norte de Gaza, en un día de enfrentamientos y disparos de cohetes que amenazan con arruinar los esfuerzos para alcanzar un cese al fuego.

Otros ocho palestinos murieron en el segundo día de la actual operación de Israel, que busca detener o al menos disminuir los disparos de cohetes que provienen del norte de Gaza y están dirigidos a ciudades y poblados israelíes.

Sin embargo, en una señal esperanzadora, el líder supremo de la milicia Hamas, Jaled Mashaal, comenzó conversaciones el jueves en El Cairo en torno a un intercambio crucial de prisioneros con Israel y a la formación de un gobierno palestino de unidad nacional, el cual podría significar el fin a meses de dolorosas sanciones que han retirado la ayuda de Occidente.

A medida que las fuerzas israelíes avanzaban a través del campamento de refugiados de Jebaliya al norte de Ciudad Gaza, detectaron a una mujer que se comportaba en forma sospechosa, indicó el ejército. Los soldados le arrojaron una granada de estruendo, un arma que hace un fuerte ruido pero no provoca daños.

Entonces la mujer activó los explosivos que portaba, matándose e hiriendo ligeramente a dos de los soldados.

El grupo extremista Hamas, actualmente a cargo del gobierno palestino, se adjudicó la responsabilidad e indicó que la atacante se llamaba Fatma Omar An-Najar. Sus parientes dijeron que tenía 64 años, por mucho la persona de mayor edad entre los más de 100 atacantes suicidas palestinos que han agredido a israelíes durante los últimos seis años.

Vivía en el pueblo de Jebaliya, ubicado junto al campamento de refugiados donde intentó matar a soldados israelíes. En el complejo donde viven sus familiares, su hija mayor, Fatheya, explicó sus motivos. “Ellos (los israelíes) destruyeron su casa y mataron a su nieto, mi hijo. Otro nieto está en silla de ruedas debido a que le tuvieron que amputar una pierna’’, señaló. “Ella y yo fuimos a la mezquita. Buscábamos convertirnos en mártires’’.