Abuso infantil: Signos de alerta

Abuso infantil: Signos de alerta

Los problemas psicológicos como la ansiedad puede terminar en la autolesión. (EFE)

Samia Johana Ortíz Estupiñán, psicóloga de la Fiscalía, explicó, en un video subido por esa entidad a sus redes sociales, la forma en la que los adultos encargados de un menor de edad pueden darse cuenta de que el niño o niña está siendo víctima de abuso sexual.

De acuerdo con el testimonio de la experta, mensualmente, la Fiscalía, por cada investigador forense que tiene, atiende 60 entrevistas de niños que denuncian haber sido víctimas de violencia sexual.

Ella, en su amplia experiencia, habló de lo difícil que es para ellos, como entrevistadores, escuchar la versión de niños que han sido sometidos a todo tipo de vejámenes.

“Tenemos una gran carga emocional (…) son situaciones tristes, desgarradoras”, dijo la psicóloga respecto a los casos que ella, y sus compañeros, han tenido que atender. Lo más preocupante del caso, asegura la experta, tiene que ver con los agresores que, en su mayoría son personas de los círculos sociales más cercanos de los menores, desde sus papás hasta sus profesores. Además, resaltó que otros adultos actúan como cómplices del atroz delito con su silencio pues, al querer proteger al niño de más agresiones, prefieren quedarse callados y no denunciar ante las autoridades. “Simplemente, para evitar un conflicto familiar, y que la situación llegue a mayores”, explica Ortíz.

Lee más: Fe y Alegría Dominicana lanza campaña de prevención de abuso infantil

“Al no creerles, o simplemente, al acomodarnos a esta situación, estamos dejando de visibilizar la situación (…) una situación que es de riesgo, que los puede afectar de por vida (…) hemos tenido niños y adolescentes, adolescentes, sobre todo, que han desarrollado trastornos de ansiedad y otras patologías de índole psicológica a las que, lamentablemente, sus familiares tampoco les prestan atención”, explicó la psicóloga que, además, expuso que muchos padres confunden este tipo de trastornos con malos comportamientos “arraigados” a la adolescencia o de “rebeldía”.

La experta aseguró que problemas psicológicos como la ansiedad, que en este caso en particular surgen de delitos como el abuso sexual, puede terminar en la autolesión, en el consumo de sustancias psicoactivas, autodaños, comportamientos sexualizados, entre otras cosas.

Para identificar hechos de violencia sexual sobre niños y adolescentes, la Samia Johana Ortíz advirtió a los padres o a los tutores legales de los menores a estar alertas respecto a alteraciones en las rutinas de sueño, cambios de comportamiento como “silencios , aislamientos y falta de tolerancia”.

En cuanto a síntomas físicos, la psicóloga advirtió sobre la ausencia de control de esfínteres, una de las consecuencias más comunes de la violencia sexual

“Tengan cuidado con quien dejan a sus hijos. Es indispensable que les creamos. Estamos ahí para ustedes”, concluyó la psicóloga forense quien, además, reiteró el compromiso del ente acusador e investigador respecto a delitos de este tipo.

Publicaciones Relacionadas