Acción y terror en una semana de escasos estrenos

http://hoy.com.do/image/article/301/460x390/0/CCA56DAE-FAC0-4F70-AB07-FBF08F74CD10.jpeg

POR ARTURO RODRÍGUEZ FERNÁNDEZ.
No es una buena semana para estrenar películas de grandes presupuestos y mucha popularidad.

El hombre araña, en su tercera entrega, asecha detrás de la azotea de cualquier edificio, pero aún no se atreve a salir. No lo hará hasta el 3 de mayo. Bien hecho, ya que la Feria Internacional del Libro, en su décima edición, acapara toda la atención del público y es allí, en la Plaza de la Cultura donde se encuentra congregado el pueblo que asiste a todo tipo de manifestaciones culturales. El teatro y el cine están incluidos.

De cine hay todo un banquete en la Cinemateca y en la Videoteca. En la Cinemateca, tres tandas diarias, un homenaje a Gabriel García Márquez (aunque las adaptaciones de sus cuentos y novelas no nos atraigan demasiado) y un ciclo bastante completo de lo mejor del cine colombiano, país al que en esta ocasión le está dedicada la Feria.

Ante tanta competencia, las salas de cine comercial guardan sus mejores fichas para otra ocasión antes de dar inicio a esa temporada veraniega donde los críticos estaremos de luto para regocijo de esas grandes audiencias que esperan con ansiedad remakes y secuelas de cosas como “Lo  piratas del Perla Negra” y “Shreck”.

Para variar un poco, asistimos también en esta semana a la premiere de la telenovela, dividida en doce capítulos, titulada “Amor de batey” y cuyo objetivo principal es el de prevenir acerca del sida en los bateyes. Desde este punto de vista se trata de una labor meritoria que puede dar sus frutos dada la simplicidad con la que está contada la historia y la fácil exposición del tema de todos conocido.

Así no tenemos nada que objetarle aunque nuestro criterio acerca del séptimo arte se vaya por derroteros distintos.

Hay tres estrenos esta semana de los cuales no esperamos gran cosa. El más importante de los tres es “El tirador” (Shooter), dirigido por el eficaz Antoine Fuqua y en el que se nos     intenta lanzar como héroe de acción al nominado a los premios Oscar Marc Wahlberg, quien está en su pleno derecho de intentar convertirse en toda una estrella del celuloide y en un ídolo del género de acción donde, por el momento, no hay demasiada competencia en cuanto a histrionismo se refiere.

Los otros dos estrenos son dos secuelas. Uno es “The hills have eyes 2”.

El otro, “El ojo 2”. Mucho ojo con ambas cintas.

“The hills have eyes” fue una película que convirtió a Wes Craven en una especie de realizador de culto hace ya muchos años. Dicha película tuvo una secuela y después fue objeto de un remake. Para complicar aún más la cosa, el remake ha tenido, a su vez, otra secuela. No sabemos cómo es posible, pero estas cosas suceden. La verdad es que hay público para todo.

“El ojo 2” es el otro estreno, el número tres, el que ni siquiera nos molestaremos en visionar, ya que o no hemos visto “El ojo 1” o lo hemos olvidado completamente.

Como se habrán percatado, era preferible ir a la Feria del Libro o quedarse en casa.

Nosotros, a la fuerza, tenemos que comentarles aunque sea una de estas películas.

Pero, antes de pasar a ello, quisiéramos recomendarles, una vez más, la visión de “Yuniol”, de Alfonso Rodríguez, cinta que echa a un lado el género de comedia intrascendente para entrar en el drama de denuncia.

Continúa siendo “light” pero a las masas hay que entrarle poco a poco.

Ojalá el “boca a boca” funcione y las ventas en la boletería aumenten para beneficio de todos.

EL TIRADOR

(Título original: Shooter, Dir: Antoine Fuquoa, Int: Mark Wahlberg, Michael Peña, Danny Glover, Kate Mara, Elias Koteas)

Fuqua ha demostrado con creces que sabe hacer películas de acción y que posee un estilo identificable.

Nos llama la atención en sus trabajos el empeño por trabajar con minorías raciales, con  parejas en las que uno es blanco y el otro pertenece a una etnia diferente que puede ser asiática como fuera el caso de Chow Yun Fat, negro como Denzel Washington o latino como ese Michael Peña que acompaña ahora a Mark Wahlberg en “Tirador”.

Estamos en una época de decadencia para los héroes de acción.

Ni Vin Diesel ni la Roca han logrado ocupar el sitial de Stallone, de Van Damme, de Seagal o de Arnold.

Nos divierte el hecho de que en “Shooter”, Wahlberg se apellide Swagger que, de una manera u otra nos recuerda al otrora fisiculturista y estrella y ahora político del partido republicano.

Wahlberg es todo un actor. O sea que, en el campo del histrionismo nadie le pudiera comparar con un Chuck Norris.

Si en “Boggie nights” estuvo excelente, su actuación en “Infiltrados” le llevó a ser nominado en la categoría de secundario.

Poseedor de un físico musculoso que exhibiera en su pasado de modelo en ropa interior de Calvin Klein, Wahlberg, aunque le falte estatura, bien que pudiera equipararse al Bruce Willis de los tiempos de “Die hard”.

Ahora le toca impedir que asesinen al presidente de los Estados Unidos sin saber que está cayendo en una peligrosa trampa. Esto no es nuevo en el cine y son muchísimas las películas que se derivaron de la original “Manchurian candidate” de Frankenheimer, rodada por cierto con anterioridad al asesinato de JFK.

El tema ha tentado a muchos. Desde De Palma hasta Demme y los resultados han sido muy variados.

Fuqua no pretende otra cosa que no sea entretener a base de situaciones trilladas puestas al día.

El público amante del género lo agradece.

Es evasión, pero nos pone a pensar y nos entretiene a pesar de sus dos horas y algo.

Calificación: 3 (Buena)