Acogen plan contra cambio clima

Miembros de las delegaciones internacionales posan al final de la cumbre, en Marrakesh, Marruecos

La comunidad internacional aprobó ayer una agenda de trabajo contra el cambio climático y exhortó al presidente electo Donald Trump a no romper los compromisos de Estados Unidos en esa lucha, al término de una conferencia de la ONU.
Los negociadores mantuvieron el suspense hasta la noche en Marrakech, pero el espíritu del histórico Acuerdo de París contra el calentamiento del planeta firmado el año pasado se mantuvo, coincidieron los participantes y observadores. “Ustedes han sabido proclamar que no solamente el Acuerdo de París era irreversible, sino que ya está en marcha y que su aplicación va a acelerarse”, declaró el presidente de las negociaciones, el canciller marroquí Salaheddine Mezouar. Trump, un populista que ha convulsionado el escenario político mundial, considera el cambio climático una “patraña” y no descarta sacar a su país del Acuerdo de París. Los negociadores prefirieron apelar al “máximo compromiso político” en esa difícil lucha, que requerirá inversiones gigantescas.
Mezouar se refirió al “pragmatismo” de Trump, un exitoso hombre de negocios. “Nosotros continuamos nuestro camino, no tenemos ninguna duda sobre el espíritu de pragmatismo del presidente Donald Trump” y su “sentido del compromiso”, dijo. Pero lo que está en juego es también una cuestión de “dignidad de millones de personas” amenazadas por el calentamiento del planeta, advirtió. Más dramático fue el llamado del primer ministro de Fiyi, cuyas islas están directamente amenazadas por el aumento del nivel del Océano Pacífico. “De la misma manera que apelamos a Estados Unidos durante los oscuros días de la II Guerra Mundial… le digo al pueblo estadounidense: ‘es tiempo ahora de ayudarnos a salvarnos'”, dijo el primer ministro, Frank Bainimarama, entre los aplausos de los asistentes. Fiyi, un país de pocos recursos logísticos, presidirá la conferencia del clima de la ONU el año que viene. Hace un año la comunidad internacional aprobó en París la declaración más firme alcanzada hasta ahora contra el cambio climático, y en esta Conferencia de Marrakech empezaron las complejas negociaciones para implementarla.