Acosta defiende su honestidad; dice era normal que se reuniera y hablara con los presos

Antes de iniciar el conocimiento de la medida de coerción en su contra, el exdirector de Prisiones, Mario Acosta, acusado de recibir sobornos por parte de un presidiario, defendió su honestidad y dijo que era normal que se reuniera y hablara con los presos para velar por su bienestar, como parte de su deber en el cargo.  

Además, afirmó que el expediente de acusación en su contra es una falsedad. Indicó que tiene 40 años como servidor público y que nunca había sido acusado de nada.

Por la Fiscalía del Distrito Nacional, subieron al estrado los fiscales Yeni Berenice Reynoso, John Henry Reynoso y Milciades Guzmán.

La barra de la defensa está integrada por Nestor Victorino, Napoleón Estévez y José Fernando Pérez Vólquez.