Actor inglés revela su sufrimiento como
maníaco depresivo

http://hoy.com.do/image/article/105/460x390/0/49D16F98-2B92-42DC-BF08-B23F68ED71FC.jpeg

Londres (EFE).- El actor inglés Stephen Fry revela por primera vez en un documental de la BBC su sufrimiento como maníaco depresivo, que incluso le llevó a intentar el suicidio, informó la cadena pública británica.

 En el documental, titulado “La vida secreta del maníaco depresivo” y que se emitirá el próximo otoño, Fry entrevista a otras personas famosas, como los actores estadounidenses Richard Dreyfus y Carrie Fisher, que, como él, padecen este trastorno, que les lleva a experimentar alternativamente periodos de euforia y depresión.

 El comediante, que cumplirá 49 años en agosto, se enteró de que era maníaco depresivo cuando fue a un hospital tras un intento de suicidio.

 “Hace once años, a primera hora de la mañana, bajé de mi piso en el centro de Londres, me dirigí al garaje, sellé la puerta con un edredón y me metí en el coche”, relata en el documental.

“Estuve ahí sentado, con la llave en el contacto, creo que al menos unas dos horas. Fue un intento de suicidio, no un grito de auxilio”, confiesa.

Antes de llegar a ese punto, en 1995 Fry había revolucionado el mundo teatral al abandonar el escenario en plena representación de la obra “Cell Mates”, que había recibido malas críticas.

 Sumido en un profundo estado depresivo y tras descartar el suicidio, el comediante decidió huir.  “Conduje hasta la costa sur y tomé un ferry a Europa. Sólo sabía que no podía quedarme en casa. Realmente creía que jamás volvería a Inglaterra. No hubiera podido mirar a los ojos a la gente que conozco”, explica en el programa televisivo. Después de una semana, Fry volvió secretamente a su país, donde fue a un hospital y un doctor le diagnosticó como “bipolar”.

 “Nunca había oído esa palabra antes, pero por primera vez, a los 37 años, tenía un diagnóstico que explicaba los enormes altos y miserables bajos que he experimentado toda mi vida”, apunta.

“No hay duda de que mis cambios de humor son mayores que los de cualquier persona que conozco”, admite.

Nacido en Londres en 1957, de padre inglés y madre austríaca de ascendencia judía, Fry nunca ha ocultado que vivió una adolescencia atormentada en un elitista internado por su dificultad en reconocer su homosexualidad.

 “Seguramente, todo empezó al salir del útero de mi madre, ironiza en su autobiografía. Me volví hacia ella y me dije a mí mismo: ‘Es la última vez que me meto por ah풔.

Según él mismo ha confesado, pasaron 16 años antes de aceptar su condición sexual y actualmente vive con Daniel Cohen, su pareja desde hace tiempo.

 Fry es considerado en el Reino Unido como la quintaesencia del caballero inglés tradicional, inteligente, educado y con un sentido del humor impecable.