Actual cuatrienio que termina en agosto próximo dejará provechosa impronta en deportes

El próximo 16 de agosto concluye el periodo de cuatro años (2012-2016) de la presente administración gubernamental encabezada por el presidente Danilo Medina, colocándose desde ahora el deporte entre los renglones oficiales con mejores ejecutorias, y un notable incremento de participantes de los diversos niveles, sentando las bases para la plena masificación y diversificación de esa popular actividad en el país.
El apretado calendario de actividades prosigue la ruta que pondrá colofón a una de las administraciones con mejores resultados, mediante la puesta en vigor por primera vez de un Plan Nacional de Desarrollo Deportivo, caracterizado por una dinámica en las distintas vertientes, priorizando internamente las distintas disciplinas desde las etapas primarias y cumpliendo a cabalidad con los principales compromisos internacionales.
Entre las actividades a ser concretadas en dicho lapso se incluye la segunda versión bianual de los Juegos Municipales, en coordinación con la Federación de Municipios y Distritos Municipales; respaldo técnico y en recursos humanos al Ministerio de Educación para la realización de los Juegos Escolares Nacionales MOCA 2016; aporte de los recursos financieros y técnicos para la delegación que asistirá a los Juegos Olímpicos de Río, Brasil.
Además, la continuación del programa de formación y capacitación a los técnicos de las distintas disciplinas a través de la recién creada Escuela Nacional de entrenadores y las universidades, uno de los grandes aciertos de las actuales autoridades para la cobertura de un gran déficit de personal calificado desde administraciones anteriores; también la significativa ampliación del Programa Nacional de Recreación en encuentros familiares en diferentes localidades en ambientes de seguridad y esparcimiento. No se puede dejar pasar por alto una de las políticas más acertadas del equipo dirigido por el incumbente Jaime David Fernández Mirabal, que ha sido el esfuerzo de lograr la equidad de género en deporte doméstico, colocando a las mujeres en cargos ejecutivos e importantizando el rol de las mismas como atletas y entrenadoras. Además se amplía la oferta de nuevos deportes y campamentos de captación de nuevos talentos.
Una gran demostración de seguimiento y organización lo constituye el hecho de que por cuarto año consecutivo se llevarán a cabo -cada vez con mejores resultados- las versiones de los siguientes eventos que surgieron por iniciativa de las presentes autoridades: Juegos de la Diversidad para atletas especiales, Festival Deportivo de la Mujer, Festival Deportivo de la Frontera, Juegos de la Juventud y Copa Internacional de Atletismo Escolar.
Entre las actividades más importantes está la continuidad de los Juegos Deportivos Universitarios, organizados por el Ministerio de Deportes en coordinación con el Ministerio de Educación Superior y la integración de unas 40 academias de altos estudios a través de la Comisión Nacional de Deporte Universitario.
Uno de los logros más extraordinarios por el que será recordada la presente administración de la cartera como prueba palpable de gran eficiencia, fue el rescate y remodelación de los principales complejos deportivos y canchas en las diferentes regiones del país, incluyendo sus áreas verdes, las cuales se encontraban en ruinoso estado de deterioro y abandono total; hoy día son instalaciones que se destacan por sus bellos colores, murales artísticos sobre temas deportivos, higiene de primera, servicios eficientes a los usuarios y seguridad garantizada al público en general.
Mucha gente se pregunta que cómo las presentes autoridades del Ministerio de Deportes han podido desarrollar una multiplicidad de programas y actividades, sin haber recibido una partida presupuestaria significativa, sino más bien casi la misma de los últimos tiempos de algo más de 2,000 millones de pesos anuales. El excelente desempeño no ha sido el producto de un milagro ni de una magia, sino de la combinación de dos elementos: de una buena y transparente administración de los limitados fondos públicos y a una eficiente coordinación en procura de colaboración mediante acuerdos interministeriales, organizaciones no gubernamentales y el sector privado cuya unidad de propósitos ha sido clave para la cobertura y positivos resultados deportivos.