Actuemos rápido contra el “ácido del diablo”

Actuemos rápido contra el “ácido del diablo”

Contemplar las fotos de mujeres quemadas con “ácido del diablo”, del premiado fotógrafo Orlando Badías, es un acto que nos llena de horror al ver tanto horror, es un momento en que pensamos en los vestigios de salvajismo que sobreviven en determinadas personas, casi siempre en machos vestidos de hombres. Y saber que se ha hecho frecuente en nuestro país que machos despechados ataquen a sus compañeras o excompañeras con esta mezcla maligna.

No podemos permitir que tal salvajismo siga expresándose en la sociedad dominicana. No podemos seguir viendo cómo la prensa internacional despliega, con legítimo asombro, las fotos de mujeres con sus rostros, sus pechos, sus espaldas y sus piernas quemadas con “ácido del diablo”. Es la peor contrapropaganda que puede hacerse a una nación cuyos ejecutivos andan por el mundo desplegando las bondades de la República Dominicana para atraer turistas y para atraer inversión.

Por eso, todos debemos solidarizarnos con el enfado del Presidente de la República y con su determinación de ponerle un punto final a este diabólico fenómeno. Hay que actuar, hay que actuar, hay que buscar la manera de alejar de los machos salvajes el “ácido del diablo”. No podemos quedarnos en el sermón, en la condena verbal, en el enfado, en la declaración periodística para tranquilizar a una opinión pública alarmada por esta conducta horripilante.

Nos complace que Salud Pública, Pro Consumidor y la Dirección General de Medicamentos, Alimentos y Productos Sanitarios estén buscando maneras de regular las ventas de los elementos químicos cuya mezcla produce el “ácido del diablo”. Estas entidades públicas deben acercarse al Codia y a las organizaciones que agrupan a los plomeros, a los ferreteros y a los importadores de estos productos para que entre todos exploren vías efectivas y practicables que permitan controlar la venta de los químicos en cuestión.

La sociedad espera las decisiones.

Hay que tratar de alejar de los machos salvajes el “ácido del diablo”

Es hora de poner fin a esta práctica malvada de los machos

Todos debemos solidarizarnos con el enfado del Presidente