Acuden en masa a las playas del Este

http://hoy.com.do/image/article/303/460x390/0/DC7AE5C3-57BD-4AB6-83E6-2A565D0EC945.jpeg

POR ODALIS MEJIA
Repletas de vacacionistas estuvieron las playas de Juan Dolio, Guayacanes y Boca Chica durante el día de ayer cuando cientos de personas procedentes de Santo Domingo y San Pedro de Macorís acudieron a estos balnearios a disfrutar de las vacaciones de Semana Santa.

Mientras que un amplio operativo de vigilancia se desarrolló en la zona donde agentes policiales, de la Autoridad Metropolitana de Transporte (AMET), la Policía Turística, Defensa Civil, Cruz Roja, Cuerpo de Bomberos, entre otras instituciones mantuvieron el control de la medidas de seguridad para de los miles de personas que visitaron los referidos balnearios.

A lo largo de la autopista Las Américas, agentes de AMET estuvieron presentes controlando el tránsito en los múltiples cruces y deteniendo algunos conductores que llevaban personas en la parte trasera de manera indebida. También se observó personal de la Defensa Civil que instaban a los conductores a reducir la velocidad para evitar accidentes.

En Juan Dolio, una playa remodelada recientemente, la afluencia de personas fue masiva y la vigilancia policial muy notoria. Los parqueos no dieron abastos para guardar los vehículos y los parqueadores hicieron su “agosto” cobrando RD$100 por automóvil.

En esta playa hasta la tarde de ayer no se habían presentando emergencias de consideración y sólo una persona se  había intoxicado por ingestión de alcohol, según informó Armando Rosario, responsable del personal de la Defensa Civil.

Como parte del folklore popular no faltaron los gagás en Juan Dolio, donde un grupo de personas danzaban en la playa en honor a su santería.

En la playa de Guayacanes la presencia de vacacionistas era masiva y familias completa disfrutaban del ambiente. Aquí los casos de emergencias más frecuentes fueron picadas de erizos e intoxicación alcohólica. El pasado viernes un vehículo conducido por una persona en estado ebrio penetró a la playa e hirió a cuatro personas, unas de las cuales requirió hospitalización.

Unos 80 miembros de la Cruz Roja prestaban servicio en esta zona, los cuales fueron reforzados por estudiantes de bachillerato que cumplían sus 60 horas como requisito para graduarse de bachiller, según explicó Alejandro Soto, responsable del puesto de socorro de la playa.

Otros lugares que estuvieron repletos de personas fueron los clubes de playas privados que hay en todo Juan Dolio, razón por la cual la Autovía del Este fue utilizada como parqueo por los conductores ante la falta de espacios en los establecimientos.

En Boca Chica el panorama era igual y la presencia de vacacionistas era tal que el paseo por la playa era difícil y el espacio resultó pequeño para los bañistas que tanto usaban sillas o se sentaban en la arena para disfrutar del balnerario.

Allí se presentaron casos leves de emergencia por cortaduras con cristales y picaduras de especies marítimas, según explicó Tusi Peña, coordinador de la Unidad de Rescate Nacional, una ONG que se sumó al operativo Semana Santa 2007.

La salida de los vacacionistas de Juan Dolio, Guayacanes y Boca Chica próximo a las 6:00 de la tarde, hora en que son sacados de la zona, se empezó a complicar debido a la lluvia que empezó a caer y que apresuró a los cientos de personas que debían usar transporte público.

Como medida de seguridad de regreso a Santo Domingo, agentes de AMET utilizaban el carreteo para evitar que los conductores mantuvieran alta velocidad que puedan ser causantes de accidentes.