Acuerdo de Copenhague sobre cambio climático

Nos encontramos en Londres en donde hemos podido encuestar a personas que asistieron como delegados a la Conferencia sobre Cambio Climático que se celebró en  Copenhague, Dinamarca, del 7 al 18 de diciembre de 2009 y en donde los países que forman parte de las Naciones Unidas -especialmente los denominados en desarrollo- cifraban una gran esperanza en que los acuerdos que emanaran de esta Conferencia, establecerían las normas y reglamentos necesarias para que de común acuerdo, tanto los países ricos como los pobres pusieran una meta al más grande desafío para la humanidad en la actualidad: el cambio climático.

¿Cuál sería el nivel deseado de concentración para la estabilización en la atmósfera de gas con efecto invernadero?  Desde el punto de vista científico, el nivel de incremento en la temperatura global debería ser menor de dos grados Celsius.  Así sobre la base de equidad y en el contexto de desarrollo sostenido, se lograría una acción de cooperación para combatir el cambio climático.

Desde hace mucho tiempo los científicos del mundo estaban anunciando la necesidad de que se tomaran iniciativas lo antes posible, tendentes a disminuir las emisiones globales y nacionales, reconociendo a su vez que estas medidas llevarían más tiempo en lograrse en los países desarrollados. De su parte, las naciones más desarrolladas se comprometieron a suministrar recursos financieros adecuados predecibles y sostenidos con tecnología y capacidad para construir el soporte para la ejecución  de adaptación en países desarrollados.

Los participantes reconocieron el rol crucial que significa la reducción de emisión a partir de la deforestación y la degradación de la foresta; así como la necesidad de promover la remoción de la emisión de gases con efecto invernadero por bosques, otorgando incentivos para dichas acciones.  En ese sentido, la responsabilidad colectiva de parte de los países desarrollados por intermedio de instituciones internacionales sería para el período 2010 al 2012 de 30,000 millones de dólares, monto que será prioritario para las naciones más vulnerables y menos desarrolladas, tales como las islas pequeñas, países en desarrollo y África.  Para el año 2020, las naciones desarrolladas para atenuar y transparentar sus acciones, se comprometen a movilizar conjuntamente 100 millones de dólares por año para soportar las necesidades de los países en desarrollo.  Una parte significativa de estos recursos, deberán hacerse por medio del Fondo Clima  Verde de Copenhague.

Al sentirse frustrados por estos pírricos logros en un encuentro que se tenía por cierto que se lograrían acuerdos significativos para este flagelo que amenaza con destruir la humanidad, los grupos ecológicos y entidades de Green Peace, desafiaron las autoridades y escenificaron violentas protestas en las cuales la policía detuvo y apaleó a los manifestantes más recalcitrantes.

De nuestra parte, nosotros creemos que el mayor peligro para la humanidad lo constituye el aumento acelerado de la población mundial, que hoy llega a más de 6,300 millones de habitantes.  A medida que no se tomen determinaciones para disminuir este crecimiento, se acelerará el proceso de destrucción de bosques, selvas y humedales  y recursos alimentarios para los que van a nacer.  Sólo debemos recordar, que entre China y la India tienen una población del 34% del mundo.  No obstante la oposición de algunas iglesias, si no se regula este crecimiento, nos comeremos los unos a los otros.