Acuerdo entre Mercosur y UE sin gran impacto en la agricultura

08_07_2019 HOY_LUNES_080719_ Economía6 D

El aclamado histórico acuerdo de libre comercio alcanzado con Europa fue recibido con fanfarria por los líderes de América del Sur. Pero resulta que el impacto para la agricultura, que se considera uno de los mayores benefactores, puede terminar siendo limitado después de todo.

La agricultura fue un tema difícil para los negociadores durante más de 20 años de conversaciones de libre comercio entre la Unión Europea y los cuatro miembros de Mercosur: Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay. Al final, el acuerdo significa que el bloque sudamericano eliminará los aranceles sobre productos que corresponden a 95% de los envíos agrícolas desde Europa, que hará lo mismo con 82% de los suministros de Mercosur.

Pero, incluso entonces, las exportaciones sudamericanas de los llamados productos sensibles, incluido el azúcar y la carne, tendrán un acceso limitado al bloque europeo a través de cuotas arancelarias, según términos del acuerdo publicado en el sitio web de la Comisión Europea.
Este será el impacto en diferentes sectores de la industria agrícola de América del Sur:

Carne de res. Los miembros de Mercosur podrán exportar 99.000 toneladas métricas de carne de res a Europa a una tasa arancelaria de 7,5%. Ese tonelaje se mide en peso equivalente en canal, que incluye grasa y huesos. En términos de solo carne, es alrededor de 67.000 toneladas de peso neto.

El acuerdo es solo alrededor de un tercio de lo que el bloque sudamericano necesitaba para ayudar a apuntalar los mercados, según Miguel Schiariti, jefe de la industria argentina de carne y del grupo comercial Ciccra.

“Realmente es una asignación miserable”, dice.

Un punto positivo: se eliminará 20% de los aranceles a los bistecs premium. Eso podría ahorrarle a los mataderos argentinos US$70 millones al año, según Schiariti.

En 1999, cuando comenzaron las conversaciones de libre comercio, Europa era el principal destino de los filetes brasileños, con una representación de más de 55% de los envíos. Pero en la última década, las exportaciones se han expandido rápidamente a los países en desarrollo y China emergió como el principal destino, mientras que Europa se ha vuelto menos importante, con cerca de 7% de los envíos de carne de Brasil.

Aun así, Antonio Camardelli, jefe del grupo de exportadores brasileños Abiec, recibió con beneplácito el acuerdo comercial entre la UE y Mercosur. La UE importó 300.000 toneladas de carne de res el año pasado, y Mercosur fue el origen de 90% del total.

“Un acuerdo de bloque bilateral es una excelente iniciativa que reafirma la importancia de Brasil como exportador de alimentos”, dice.

Aves de corral. Los productores de pollo de Brasil tienen una opinión similar.

“El acuerdo es positivo en sí mismo, independientemente de los números”, afirma Ricardo Santin, director de ABPA, el grupo que representa a los exportadores de pollo y cerdo de Brasil. “El logro político es más importante que los beneficios económicos”.

Europa se comprometió a una cuota de importación libre de impuestos de 180.000 toneladas de pollo que será compartida entre los miembros de Mercosur. La división probablemente seguirá la participación histórica de cada país en las importaciones de la UE, asegura Santin. Eso probablemente beneficiará a Brasil, que representó 37% de las importaciones de pollo de la UE el año pasado. Argentina suministró menos de 1% de los envíos, según cifras de la Comisión Europea.

Azúcar. El acuerdo es visto como un modesto impulso para el gigantesco mercado del azúcar.
Mientras que Brasil exporta más de 28 millones de toneladas de azúcar al año, la UE ha abierto una cuota anual de solo 180.000 toneladas libres de impuestos. Para Paraguay, se alcanzó una cuota de importación de 10.000 toneladas como parte del acuerdo.

Café. Las exportaciones de café instantáneo de Brasil enfrentan un impuesto de 9% para ingresar al mercado europeo. Con el nuevo acuerdo, ese arancel se reducirá gradualmente hasta quedar totalmente eliminado en cuatro años. De acuerdo con Aguinaldo José de Lima, director del grupo brasileño de la industria del café soluble Abics, la UE ya es el mercado número 2 para los suministros de Brasil, incluso con los aranceles. Bajo el nuevo acuerdo, Abics cree que los envíos brasileños aumenten 30% en cinco años.