Acuerdo paz entre gobierno-rebeldes

MEDELLIN (AFP).- El desarme de unos 800 paramilitares el próximo martes es el primer resultado de un acuerdo firmado el 15 de julio por el gobierno y las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), para la desmovilización total de ese grupo antes del 31 de diciembre de 2005.

El acuerdo, denominado “Acuerdo de Santa Fe de Ralito para contribuir a la paz de Colombia”, marcó el inicio de un proceso de paz y dio por concluida una etapa de exploración iniciada el 22 de enero entre el gobierno y las AUC, luego de que éstas pusieron en vigor un cese de fuego el primero de diciembre.

Las AUC se comprometen, en el pacto, a desmovilizar a la totalidad de sus miembros “en un proceso gradual que comenzará con las primeras desmovilizaciones antes de terminar el presente año”, mientras que el gobierno asumió la tarea de llevar a cabo “las acciones necesarias para reincorporarlos a la vida civil”.

Las partes acordaron crear las condiciones para la concentración de los miembros de las AUC en zonas “que contarán con la presencia permanente de la Fuerza Pública”.

Las AUC, lideradas por Carlos Castaño y Salvatore Mancuso, ratificaron su compromiso con el cumplimiento del cese de hostilidades y a dejar las actividades de narcotráfico.

En el acuerdo, el gobierno y la organización paramilitar pidieron a la Iglesia católica y a la comunidad internacional acompañar y verificar el proceso de paz.

El pacto fue firmado por las AUC con la disidencia de algunas de sus facciones, lo que comprometía la desmovilización de unos 13.000 hombres, pero recientemente se unieron al proceso otros dos bloques, el Central Bolívar y Vencedores de Arauca, con lo que el desarme abarcaría a unos 20.000 efectivos.

El proceso de desmovilización se iniciará con el desarme de 800 paramilitares del Bloque Cacique Nutibara (BCN), que opera en el noroccidental departamento de Antioquia, y que se concentrarían en una localidad cercana a Medellín (400 km al noroeste), capital de esa provincia.