Acuerdos de Asociación Económica con Europa

POR IVÁN OGANDO LORA
La firma del Acuerdo de Cotonú en junio del 2000, entre los Países de la Unión Europa (UE) y sus ex-colonias de Africa, Caribe y Pacífico (ACP), definió una nueva etapa en las relaciones de cooperación comercial UE-ACP,  en la cual se prevé el final de la era de las preferencias arancelarias unilaterales como instrumento tradicional de la cooperación que la UE otorga a estos países desde el primer Acuerdo de Lomé en 1975.

Cotonú contempla el mantenimiento de estas preferencias  hasta diciembre de 2007 cuando expira la excepción o waiver otorgado por la OMC.  En el 2008  deberán entrar en vigencia los Acuerdos de Asociación Económica (AAE) que regirán las nuevas relaciones comerciales UE-ACP,  y que sustentan  los principios de reciprocidad y de  compatibilidad con las reglas de comercio de la OMC.   En otras palabras, los ACP deberán liberalizar los aranceles a las importaciones provenientes de la UE a cambio de mantener y/o poder aumentar el acceso de las exportaciones ACP al mercado europeo.

Mientras en los acuerdos de Lomé se estipulaba un mismo régimen comercial para todos los países ACP, en esta ocasión la UE negociará AAE particulares con seis diferentes regiones ACP.  Esto ha sido criticado como una forma de limitar la capacidad negociadora en conjunto de los 77 países del grupo ACP, aunque la razón principal es garantizar que cada AAE responda a las diferentes necesidades de desarrollo y a las posibilidades de liberalización comercial específicas  para cada región.

Los países 15 países agrupados en el Foro ACP del Caribe o CARIFORO se encuentran en el proceso de negociación de las AAE desde abril de 2004, cuando fue oficialmente iniciado en Jamaica por el Primer Ministro P.J. Paterson y el Comisionado de Comercio de la UE, Pascal Lamy.

Las negociaciones entrarán en una etapa crítica a partir de septiembre próximo con la reunión de Ministros CARIFORO-UE en Santa Lucía.   Para diciembre de 2006 se debe haber acordado el marco del AAE, incluyendo  los aspectos de acceso a mercados, la gradualidad del proceso de liberalización comercial de parte de CARIFORO y la cooperación financiera necesaria para facilitar dicho proceso.    De enero a diciembre de 2007 se deberá finalizar el acuerdo con las estructuras para su implementación y revisión.

Para la República Dominicana, como signatario de Cotonú y miembro del CARIFORO,  este AAE constituye un nuevo reto en materia de negociación comercial, ya que por primera vez no estará negociando individualmente, sino como parte de un bloque regional.    De esta forma, estamos  frente a un  ejercicio de negociación de dos niveles. El primero a nivel intra-regional, entre los países del CARIFORO, y el segundo a nivel extra-regional, de frente a la UE.      

La negociación de un AAE con la UE tiene su más alta instancia a nivel ministerial. El Canciller Carlos Morales Troncoso es miembro de la “troika” ministerial que asiste a la Canciller de Barbados, Dame Billie Miller, como principal vocera ministerial de la región en la conducción de las negociaciones con los europeos. 

A nivel técnico, las negociaciones de frente a la UE, serán dirigidas por el Colegio de Negociadores de CARIFORUM , presidido por el Emb. Richard Bernal, Director General de la Maquinaria Regional de Negociaciones del Caribe (CRNM por sus siglas en inglés) y quien ha sido designado como Negociador Principal.  El equipo de la CRNM, coordinará y ofrecerá asesoría técnica a todos los niveles de las negociaciones.

El Colegio de Negociadores (CN) a su vez estará formado por funcionarios de alto nivel de los países de CARIFORUM que serán responsables de negociar los cuatro temas principales que abarcarán los AAE:  Acceso a Mercados, Servicios e Inversión, Asuntos Relativos al Comercio y Solución de Controversias.    Varios negociadores dominicanos formarán parte del CN y deberán dirigir las negociaciones de algunas de las áreas en nombre de toda la región.  

La estrategia intra-regional que guiará los trabajos del CN en cada tema de negociación, será definida por los Grupos de Negociación Técnica (GNT) compuesto por representantes oficiales de cada país de la región y constituyen la primera instancia de negociación intra-regional en los cuales deben consensuarse  los intereses de cada país para ser integrados a la estrategía regional que ejecutará el CN en las negociaciones con los representantes de la UE.

No obstante, como ejercicio previo a la negociación intra-regional, debe darse un intenso debate a nivel nacional con los sectores productivos para discutir las posibles  implicaciones de un futuro AAE con Europa y acordar las prioridades e intereses nacionales que deberán incorporarse a la agenda regional.    La Comisión Nacional de Negociaciones estará al frente de este proceso y será la responsable de  coordinar e integrar los intereses nacionales a las agendas de los GTN.  

Solo garantizando la mayor cobertura y el consenso entre todos los sectores, se podrá aprovechar este proceso de negociación regional  y asegurar que un AAE con la UE disponga de los mecanismos de cooperación comercial y financiera necesarios para constituirse en una verdadera herramienta a favor del desarrollo nacional y no otro simple TLC con el tradicional y limitado enfoque  mercantilista y sin tratamiento diferenciado.