Acusa sandinistas de crear nueva crisis

MANAGUA (AP).- El vocero presidencial Lindolfo Monjarretz acusó a los opositores sandinistas y liberales en el legislativo, de “crear una crisis en el país”” al arrebatarle al presidente Enrique Bolaños una serie de poderes mediante reformas parciales a la Constitución aprobadas el jueves.

   “Están creando una crisis en el único Poder del Estado que funciona y que por medio de su prestigio internacional por su lucha contra la corrupción, recibe decidida ayuda económica externa””, dijo Monjarretz el viernes a la AP.

   “También atentan contra la economía del pueblo por cuanto, varios embajadores de países amigos, han manifestado que podrían cortar la ayuda si persiste la inestabilidad institucional””, agregó.

   Bolaños se encuentra de vacaciones en Estados Unidos y regresa al país el fin de semana.

   La Asamblea Nacional (AN), controlada por sandinistas y liberales, aprobó el jueves con 74 votos a favor, siete en contra y sin abstenciones, varias reformas mediante las cuales despojan al presidente de su potestad para nombrar y destituir ministros y otros funcionarios de su gabinete y dejan en manos del legislativo estas decisiones.

   Las reformas deberán ser aprobadas definitivamente en un segundo período legislativo del actual congreso unicameral, que comienza el 10 de enero.

   “Se ha roto todo el equilibrio entre los poderes, y estamos viendo una dictadura legislativa controlada por los dos caudillos que pretenden arrinconar al presidente de la república””, dijo el viernes a la AP Miguel López, diputado del partido Alianza por la República que apoya a Bolaños.

   Cuando políticos o la prensa habla de los dos caudillos en Nicaragua se refieren a los ex presidentes Daniel Ortega del Frente Sandinista de Liberación Nacional y Arnoldo Alemán del Partido Liberal Constitucionalista (PLC).

   Para el politólogo conservador y ex canciller de la República, Emilio Alvarez, sandinistas y liberales “han montado un parlamentarismo falso, un monstruo de dos cabezas que podría llevar al país a la paralización o la anarquía””.

   “Esta situación naturalmente inquieta a los cooperantes, porque la ayuda podría caer en manos de los dos partidos que terminan por repartirse más poderes””, agregó.

   Sandinistas y los liberales ejercen control en el legislativo, el poder electoral, judicial y el tribunal de cuentas del país.

   Las modificaciones constitucionales aprobadas en primera votación el jueves, indican que el legislativo deberá proponer junto con el presidente el nombramiento de ministros, embajadores y funcionarios de dependencias gubernamentales, pero será la Asamblea Nacional quien tendrá la decisión final.

   Asimismo, la AN se concede el derecho de recomendar la destitución de los funcionarios y determinar el despido si el mandatario no lo hace.

   En otra de las reformas el legislativo se adjudica el derecho de modificar los vetos presidenciales parciales.

   Los opositores de Bolaños en el legislativo, han puesto sus ojos en la destitución de varios de sus ministros entre ellos, el de Salud, José Antonio Alvarado, que enfrenta paros médicos y el ministro del Transporte, Pedro Solórzano.

   Ambos son disidentes del PLC, que se dividió luego de que Bolaños promovió un juicio a Alemán, quien actualmente cumple 20 años de prisión por fraude al Estado.