Acusan agentes y hackers rusos robar datos Yahoo

D1

Dos agentes de inteligencia y un par de hackers rusos contratados fueron acusados de un devastador robo de datos a Yahoo que afectó a por lo menos 500 millones de usuarios, informó el miércoles el Departamento de Justicia estadounidense en la que es la primera demanda de su tipo contra funcionarios del gobierno de Rusia.
En un plan que, según los fiscales, combinaba el recabar datos de inteligencia con la avaricia financiera, los cuatro hombres penetraron las cuentas de correo de funcionarios gubernamentales rusos y estadounidenses, periodistas rusos y empleados de servicios financieros y otras empresas privadas, dijeron las autoridades estadounidenses.
Valiéndose en algunos casos de una técnica conocida como “spear-phishing” para engañar a los usuarios de Yahoo con el fin de que pensaran que estaban recibiendo correos legítimos, los hackers penetraron cuando menos 500 cuentas en busca de información personal y datos financieros tales como números de tarjetas de crédito y de tarjetas de regalo, indicaron los fiscales.
“No permitiremos que individuos, grupos, estados nacionales o una combinación de ellos comprometan la privacidad de nuestros ciudadanos, los intereses económicos de nuestras compañías o la seguridad de nuestro país”, dijo la subsecretaria de Justicia interina Mary McCord, directora de la división de seguridad nacional en el Departamento de Justicia. Uno de los acusados, Karim Baratov, de nacionalidad kazaja y canadiense, está preso en Canadá.
Otro, Alexey Belan, está en la lista del FBI de los cibercriminales más buscados y ha sido declarado culpable varias veces en Estados Unidos. No está claro si él o los otros dos acusados que están prófugos, Dmitry Dokuchaev e Igor Sushchin, alguna vez comparecerán ante una corte estadounidense, ya que Washington no tiene un tratado de extradición con Moscú.
“Espero que respeten nuestro sistema de justicia penal”, dijo McCord.
En la acusación formal se identifica a Dokuchaev y a Sushchin como funcionarios del Servicio Ruso de Seguridad Federal (FSB, por sus siglas en ruso). Belan y Baratov eran hackers pagados a los que el FSB les encargó infiltrar las cuentas, señalaron los fiscales.
Dokuchaev ha estado bajo custodia en Rusia desde su arresto en diciembre bajo cargos de traición, así como su jefe y varias personas más. Medios de comunicación rusos han reportado que Dokuchaev y su superior fueron acusados de pasarle información delicada a la CIA.
El FSB no ha hecho comentarios al respecto.