Adal  Ramones
Un gran artista de la hilaridad

http://hoy.com.do/image/article/138/460x390/0/34CE6F0C-E86C-444A-B382-8DD2EE86D44B.jpeg

DIOMELO MARTÍNEZ
d.martinez@hoy.com.do
Ingenio,  creatividad y  estupendo sentido del humor son los calificativos  que merece  este joven mexicano nacido en Monterrey y bautizado con el nombre de Adalberto Javier Ramones Martínez, quien la noche del  martes abarrotó el teatro La Fiesta del hotel Jaragua con su “Monólogo 2008”en su primer show en el país.

 “Para mí es un honor estar aquí. Dios bendiga a República Dominicana”, fueron las  palabras del llamado “Rey de los monólogos”.

Adal puso de manifiesto su talento ante el público dominicano que acudió a verle actuar, contar cuentos y anécdotas, en un show en el que el cómico mexicano trató temas de política, religión, familia, noviazgos, de homosexualidad y estudiantiles durante  poco más de dos horas.

 El comediante dominicano Carlos Sánchez abrió y presentó el show que estaba anunciado para las 8:00 de la noche, pero fue a las 9:50 cuando el protagonista  apareció, en blue jeans, camisa negra, zapatos negros, esta vez sin su acostumbrada “gorra” con la que siempre se le vio en su programa “Otro rollo”.

Ramones, que estuvo el 10 de marzo en el país como invitado especial de los premios Casandra,  comenzó improvisando sobre el lenguaje coloquial de los dominicanos utilizando frases y términos como: “qué lo que”, “dame luz”, “cómo ‘tá la vaina” y “bimbín”, refiriéndose al pene, la que se convirtió en el hilo conductor de la noche.

  Políticos criollos.  Durante el desarrollo de su espectáculo, Adal Ramones usó  su capacidad de improvisación e inventiva  y se  apoyó en frases y en la forma de hacer política de los candidatos presidenciales dominicanos.

En ese sentido hizo referencia al eslogan utilizado por el gobierno de Leonel Fernández: “E’ pa’ lante que vamos” y a  los pollos  entregados por Amable Aristy Castro en sus recorridos proselitistas.

La hilaridad.  Se hace justicia al destacar la  capacidad inventiva, y el grado de hilaridad que produce este hombre en escena, sobre todo con la comicidad con la que lleva los temas tratados, asociándolos  con anécdotas y regresando al origen de los mismos, a veces salpicados de un  doble sentido sin perder la calidad.

La comparación que hiciera el comediante entre el Titanic y el  arca de Noé fue una muestra precisa de su comicidad: “¿Como puede ser que el Titanic, con una increíble construcción se hundiera y el arca de Noé, de madera y clavos, sobrevivió a un diluvio de 40 días?”, lo que arrancó carcajadas en el público.

La Santa Cena.  La descripción de la famosa pintura de Leonardo D’  Vinci fue otro de los momentos cumbres de su debut en Santo Domingo,  el cual los asistentes disfrutaron de   principio a  fin.

El final fue en serio.  Ya pasaban de las 12:00 de la medianoche, cuando el célebre humorista miró el reloj, gesto que pareció presagiar el final.

El público rechazó la actitud del artista y él  comenzó a hablar sobre el principio de su carrera, logrando  tocar los sentimientos de la concurrencia. Hizo una anécdota del viaje sin regreso, que hizo de Monterrey hasta  Ciudad México, en busca de una oportunidad en los medios de comunicación, que para entonces dominaban Roberto Gómez Bolaños (Chespirito) y un grupo de comediantes  de esa generación que trascendió. El artista cerró el show con una  reflexión: “Aunque parezca una filosofía barata, luchen por sus sueños”.

Las claves

Carlos Sánchez

El comediante dominicano Carlos Sánchez fue quien recibió a Adal Ramones la noche del martes  en el hotel Jaragua, haciendo de  anfitrión, al presentar al llamado “Rey de los monólogos”. Un disc Jockey  que  “pinchó” durante una hora precedió al cómico criollo que tuvo gran aceptación.

Las frases

Para mí es un honor estar aquí. Dios bendiga a   República Dominicana”.

Mi primer público fue mi familia”

Hacerle reír siempre será mi mejor medicina”

Esto lo hago gratis. A mí me pagan para venir en el avión, viajar y dejar mi familia sola; estar en el escenario, eso lo hago gratis”

Zoom

Inicios

Adalberto Javier Ramones

Estudió Ciencias de la Comunicación en la Universidad Regiomontana,  donde participó en el teatro-comedia, destacando en la improvisación, oratoria y expresión corporal.  Se inicia en la televisión al dirigir y producir anuncios comerciales.

“Otro rollo”

Fue  uno de los programas más divertidos y exitosos de la televisión  latinoamericana. El espacio producido y conducido por Ramones regresa a la pantalla chica en febrero de 2009.