Adaptación mexicana de “3 idiotas” llega a la gran pantalla

1

Ciudad de México.  A veces seguir los sueños para conseguir la felicidad implica romper algunas reglas, o eso es lo que dice la película “3 idiotas”, sobre un grupo de amigos que encuentran su verdadera vocación metiéndose en enredos en la universidad.

Protagonizada por Alfonso Dosal, Christian Vázquez, German Valdez y Martha Higareda, la cinta de Carlos Bolado (“Bajo California”, “Colosio”) se estrena en México el viernes.

Se trata de una versión de la película de Bollywood “3 Idiots” de Rajkumar Hirani, de 2009. Ambas comparten a Vinod Chopra como productor. Pancho, Felipe y Beto no son precisamente los estudiantes ejemplares, pero gracias a su ingenio cambian la manera de pensar de su estricto profesor Escalona (Rodrigo Murray).

“Los maestros tienden a ser muy duros y revelarte contra el maestro no está mal, siempre y cuando tengas un fundamento, que es un poco de lo que habla la película”, dijo Dosal, quien interpreta a Pancho, el líder de este trío, el lunes en una conferencia de prensa en la Ciudad de México.

“Sí hay que cuestionar y criticar, pero hacerlo con bases”, añadió. La experiencia universitaria para estos actores fue muy diferente en la vida real, pues la pasaron prácticamente metidos de lleno en su profesión artística.

“Mis 19 fueron en un camión de Guadalajara a la Ciudad de México justo para buscar oportunidades de ser actor. Yo nada más venía a probar suerte un mes y ese mes se convirtió casi ya en 12 años”, dijo Vázquez, quien da vida a Felipe, el primero de su familia en estudiar en la universidad.

“Entré a la U de G (Universidad de Guadalajara), pero así como entré me escapé”.  Dosal trabajaba como director de casting mientras estudiaba y hacía teatro, buscando concentrarse al máximo en su profesión.

“Es un mercado muy competido y mucha gente quiere ser actor”, dijo. “Es una carrera en la que necesitas trabajar mucho y necesitas concentrarte y provocar que las cosas sucedan”.

Valdez, en tanto, estaba muy convencido de su profesión y ya trabajaba para cuando tenía 20 años, a diferencia de su personaje, Beto, cuyo padre lo obliga a estudiar ingeniería cuando él siente una verdadera pasión por la fotografía.

“Quedarte en el cajón, como tú dices, quiere decir que estás satisfaciendo necesidades no personales, sino necesidades de alguien más, de un maestro, de un amigo, de tu pareja, de tus papás.