Adele habla sobre su foto en un juego de la NBA que hoy es un meme viral

Adele habla sobre su foto en un juego de la NBA que hoy es un meme viral

Adele (Fuente externa)

Durante su residencia en Las Vegas, Adele compartió la historia detrás de uno de sus memes más famosos.

La imagen en cuestión proviene de su asistencia a un juego de la NBA All-Star de hace algunos años, donde fue captada por las cámaras con una expresión de evidente desagrado mientras estaba sentada al borde de la cancha junto a su novio Rich Paul. Adele reveló que su gesto se debió a que el equipo de filmación de la NBA hizo caso de su petición de dejarla en paz.

Adele compartió que, previo al evento, el equipo de filmación le preguntó si podían grabarla durante la transmisión.

La cantante, prefiriendo mantener un bajo perfil debido a su nulo gusto por la fama, declinó cortésmente la solicitud. Sin embargo, contrario a su deseo, fue filmada de todas formas. En respuesta, Adele optó por no interactuar con la cámara y en su lugar, miró alrededor del estadio, evitando el contacto visual directo.

“¿Recuerdan ese meme viral de mí luciendo como si no me importara un carajo? Me gustaría darle algo de contexto a ese meme. Sé que parece una locura, pero realmente no me gusta ser famosa, ¿verdad? Así que, obviamente, sé que estoy sentada en la cancha en un partido de baloncesto, lo que sea. Pero Rich (Paul) estaba trabajando en la sala y, ya sabes, hablando con otros jugadores y gente. Yo estaba bien. No me importaba. Estaba allí sola, buscando a Michael Jordan, para ser sincera”, compartió Adele.

Adele confesó que aquellas famosas fotos y videos la captaron molesta porque el equipo de filmación de la NBA no respetó su decisión de pasar desapercibida (Créditos: TNT)

“Entonces, los de la cámara se acercaron y me preguntaron dos veces. Me dijeron: ‘¿Te importa que te grabemos? ¿Podemos ponerte en la pantalla?’. Les dije: ‘Por favor, no. Acabo de cancelar mi residencia en Las Vegas. No quiero salir en cámara’. Volvieron y me filmaron (…) Sólo quería dar un poco de contexto. Porque ignoraba mirar a todas partes menos a la cámara. Estaba muy molesta porque pedí que no me filmaran. Además mi cara es muy memeable. No puedo evitarlo”, explicó la cantante ante sus fanáticos en la ciudad que nunca duerme.

Adele, además, abordó los comentarios sobre su apariencia física en el meme, específicamente acerca de sus labios que muchos seguidores consideraron que se veían particularmente gruesos. La intérprete de Rolling in the Deep aseguró que no ha recurrido a procedimientos estéticos para modificarlos y que sus muecas de disgusto hicieron que su rostro se viera diferente.

Adele también aseguró no se sometió a ninguna cirugía estética para engrosar sus labios, pero su enojo hizo que su rostro se viera diferente Mandatory Credit: Kyle Terada-USA TODAY Sports.

“Tengo los labios grandes por naturaleza… no necesito relleno. La razón por la que parecía una persona diferente era porque estaba enfurruñada. Porque estaba en plan: ‘Estos hijos de p*ta han vuelto y me están grabando contra mi voluntad’.

Adele ha usado su residencia en Las Vegas para hacer más estrecha su relación con sus fanáticos. Esto a través de anécdotas donde la cantante reitera su lado humano y su incomodidad con la idea de ser una estrella pop. En una de sus más recientes presentaciones, Adele recordó que tuvo que enfrentar su miedo al metro Londres, mismo que desarrolló a partir de los atentados que se vivieron en 2006.

La artista tuvo que disfrazarse para pasar desapercibida, pero la experiencia la hizo recordar su vida antes de que se convirtiera en una de las cantantes más exitosas del siglo XXI.

Adele reveló a sus fanáticos de Las Vegas que no se subió al metro de Londres por alrededor de 20 años (Créditos: REUTERS/Peter Cziborra/File Photo, Instagram/@jjs.transport.photography)

“Mi cita me exigía ir completamente peinada y maquillada. Así que tenía esta apariencia de ‘Adele la cantante’. Subí al metro con una máscara. Me acompañaban un montón de guardias de seguridad y algunos amigos, pero pasamos muy desapercibidos y me sentí como en casa. Llegué al O2 y tuve que caminar entre miles y miles de personas. La gente empezó a reconocerme entonces, pero me quedé sin tiempo. Ni siquiera me daba miedo estar en el metro. Me encantó. Me recordó a mi adolescencia”.

Publicaciones Relacionadas