- Publicidad -
Jue 4 de junio del 2020
24.9 C
Santo Domingo
Inicio El País ¡Adiós, Fulgencio Espinal!

¡Adiós, Fulgencio Espinal!

- Publicidad -

Sorpresa y conmoción ha causado el fallecimiento trágico de Fulgencio Espinal, un dominicano muy apreciado por los diferentes sectores de la vida nacional por las altas dosis de caballerosidad y decencia de que era portador.
Reputado como el mejor relator histórico de su partido, el Revolucionario Dominicano (PRD), murió en un accidente de tránsito en la autopista 30 de Mayo, próximo a Casa España.
Al margen de su discurrir político, en el plano humano de Fulgencio hay que decir que fue un ser sumamente noble, sensible, íntegro, humilde y solidario, cualidades que salían a relucir en el más breve intercambio de palabras.
Oriundo de Loma de Cabrera, jurisdicción de la provincia Dajabón, Fulgencio ingresó al PRD en su pueblo natal, en la primera visita que hizo una comisión en el mes de septiembre de 1961. Lo juramentó el doctor Jorge Yeara Nasser, para la ocasión alto dirigente del partido blanco. Meses después se trasladó a Santo Domingo, donde se recibió de licenciado en comunicación social por la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).
Fue presidente de la Federación de Estudiantes Dominicanos (FED) y uno de los fundadores del FUSD, grupo estudiantil apéndice del PRD. Fue diputado por el Distrito Nacional y durante el gobierno del doctor Salvador Jorge Blanco, ocupo la administración de la otrora poderosa Lotería Nacional y luego sustituyó a Hatuey de Camps, en la Secretaria de la Presidencia.
Aunque el autor de esta nota mantiene un sentir político diferente al de Fulgencio, establecimos una estrecha amistad que solo su partida pudo interrumpir. Lo conocí hace varios años a través de los amigos mutuos Rafael Peralta Romero, periodista y escritor, y Rubén Mesa Beltré, abogado.
Los viernes de cada semana, casi sin mancar, nos reuníamos para tratar asuntos relacionados con el diario vivir del país. En uno de esos encuentros, en franca camaradería y con autorización previa de que se divulgara, Fulgencio describió lo que llamó “origen y razón” de la persecución que sufrió semanas después que el Dr. Joaquín Balaguer asumiera la presidencia de la República en su segundo ciclo, que comenzó en el año 1986 y concluyó en 1996.
Sostuvo que esa persecución de las fuerzas balagueristas comenzaron en octubre de 1986, con la acusación de que supuestamente había “malversado” fondos en la construcción del local de los Billeteros, en el sector Los Tres Brazos, del Distrito Nacional.
“Esa pesquisa contra mí nunca cesó y tuve 90 días escondidos en diferentes lugares. El hoy senador por San José de Ocoa, Pedro Alegría, fue el guardián de esa protección”
Dijo que su salida del país por Haití se decidió luego que el doctor Antonio Grullón Chávez, a la sazón Procurador General de la República, y buen amigo de su madre, doña María Tejeda, habló con Balaguer sobre el particular y que el jefe del Estado fue enfático en sus expresiones contra el dirigente perredeísta, a quien califico de “atrevido”. El mismo Peña Gómez le comunicó que en varias oportunidades intentó comunicarse con Balaguer para exponerle el caso, “pero que nunca recibió respuesta”. Ante esta situación, explicó Fulgencio, el líder del PRD le recomendó ausentarse del país y no regresar hasta que las condiciones lo permitieran.

Reveló que cuando llegó al aeropuerto de Haití avistó a miembros del Departamento Nacional de Investigaciones (DNI) y que logró evadirlos gracias al embajador de Venezuela en el vecino país que lo introdujo al salón de embajadores y de ahí a la sede de la legación sudamericana. En esos tiempos en el país se encontraba refugiado el coronel Bernabé Regalá, desertor del gobierno del general Namphis, quien en respuesta a una petición de entrega de Fulgencio, exigió la devolución del militar haitiano. De Haití Espinal se trasladó a Panamá donde dijo recibió finas atenciones del presidente Omar Torrijos.

Fulgencio atribuye a su interés de que el PRD rechazara por todas las vías posibles los resultados de las elecciones generales de 1986, donde el Dr. Joaquín Balaguer se impusó a Jacobo Majluta por una mínima diferencia de 40 mil votos. El sostenía ciertas anomalías en el conteo de los votos. Y recuerda que tan pronto el líder del PRSC tomó posesión, se inició una investigación por la comisión de un supuesto fraude de 30 mil pesos en la construcción del local de los billeteros en el Sector Los Tres Brazos del Distrito Nacional.

El político fallecido también divulgó experiencias sobre la crisis entre Majluta y Peña Gómez, por la nominación presidencial para las elecciones de mayo de 1994, que, según dijo, ni siquiera el presidente venezolano Carlos Andrés Pérez pudo superar y que derivó en el retorno de Balaguer.

Fulgencio Espinal siempre tuvo todas las atenciones conmigo, y llegó al extremo de exclamar: “Chichí, eres el simpatizante de Balaguer que más aprecio, estimo y admiro”. La muerte de este buen dominicano constituye una irreparable pedida para el espectro político nativo.
¡Paz a su alma!

- Publicidad -
- Publicidad -

La Pregunta de Hoy

¿Cuál de estos 3 candidatos presidenciales ha tenido mejores acciones contra el coronavirus o COVID-19?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Santo Domingo
nubes dispersas
24.9 ° C
25.6 °
24 °
94 %
2.1kmh
40 %
Jue
31 °
Vie
31 °
Sáb
31 °
Dom
30 °
Lun
31 °

Manténgase conectado

- Publicidad -
- Publicidad -