ADN reconoce a Rafael Molina Morillo

http://hoy.com.do/image/article/332/460x390/0/CBFEAFF5-7A08-420E-96CD-02EFDC393767.jpeg

Con una placa y una resolución de la Sala Capitular del Ayuntamiento del Distrito Nacional, fue reconocido Rafael Molina Morillo, presidente de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP)
POR CAROLIN GUZMÁN

Durante un acto celebrado en los jardines del Palacio Consistorial de la Ciudad Colonial, el Ayuntamiento de Distrito Nacional (ADN) reconoció con una resolución de la Sala Capitular y una placa al periodista y director del periódico El Día, Rafael Molina Morillo, por ser elegido presidente de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP).

El acto estuvo encabezado por el síndico del Distrito Nacional, Roberto Salcedo, quien manifestó que Molina Morillo es un ejemplo sólido dentro de la sociedad dominicana y por ser presidente de la SIP es la máxima expresión de la libertad de prensa en el ámbito internacional.

Molina Morillo, luego de que Salcedo le hiciera entrega del escudo de la ciudad de Santo Domingo, expresó que sin una prensa libre no puede haber democracia y sin democracia tampoco puede haber prensa libre.

Consideró que el periodismo es una profesión que se puede trabajar con ética y dignidad, a pesar de los peligros que asechan la libertad de expresión, así como las presiones de sectores públicos y privados.

Al referirse al reconocimiento que le hizo el Ayuntamiento capitalino, Molina dijo que para él es un orgullo que siendo oriundo de La Vega sea adoptado y declarado hijo ilustre de la ciudad de Santo Domingo.

Al acto asistieron Gabriel Castro, Alexandra Izquierdo y Domingo Contreras, presidente, vicesíndica y secretario general del ADN, respectivamente, así como la primera dama, Margarita Cedeño de Fernández, el empresario Manuel Corripio Alonso, Francia de Morillo, Angélica de Salcedo y los periodistas Ruddy González, Persio Maldonado, José Monegro y Fausto Rosario. 

Al concluir el acto de reconocimiento, los invitados disfrutaron de una copa de vino, al tiempo que le manifestaban a Morillo, entre abrazos y frases cortas, “felicidades”.