Advertencia del embajador

El embajador de Estados Unidos en nuestro país, doctor Hans Hertell, vertió unas importantísimas declaraciones que sólo he observado en el diario La Información, el 18 del presente mes de noviembre, en las cuales señalaba, advertía, y en cierta manera, conminaba, como es la usanza de los embajadores norteamericanos, que su país anhela “elecciones sin problemas en RD”.

Precisó el jefe de la delegación estadounidense en nuestro país, un jurista de nutrida experiencia en las altas finanzas de su país natal, Puerto Rico, “que cualquier anormalidad que pueda producirse en los comicios, será denunciada a nivel mundial por mí”.

De repente, todos viramos el pensamiento hacia quien es la única persona que puede alterar el proceso normal del certamen cívico del 16-05-04, y concordamos que es el presidente Hipólito Mejía, porque con su inviable propósito de reelegirse en el poder, mantiene una economía desastrosa, por demás estancada, porque los empresarios no le tienen confianza, y además, a su Partido Revolucionario Dominicano (PRD), desastrosamente escindido, situación que de persistir las tres conducirán al gobernante y al PRD a una catástrofe electoral.

Los empresarios no confían en el presidente Mejía porque a contrapelo de sus admoniciones, ha gravado un conjunto de impuestos nuevos, como el 1.5% a las ventas, cuando los empresarios aducen que debe ser a los beneficios, y saltar del 4.5% al 10% el gravamen a las importaciones y el 5% a las exportaciones, entre otras variantes, que de ninguna manera excluyen los diluvios de boches que les ha endilgado siempre.

Han insistido los empresarios en que el gobernante reduzca la planilla de la burocracia estatal, que ha subido en estos tres años, saltando de 261,006 en el 2000, a 315,616 hoy, en una creciente espiral indetenible de más de cien empleos diarios.

Conforme al sondeo de Gallup que publicó Diario Libre el 17-05-03, el 53.1% de los que asintieron ser perredeístas, admitieron que la reelección amenaza la unidad del partido, mientras un 40.1% cree que no, y de cada cien consultados, 85 creen el presidente faltó a su palabra cuando aseguró 4 veces que no iría a la reelección.

El 22-10-03, la Asociación de Empresas Industriales de Herrera (AEIH), considera que se incurrió en ausencia de transparencia en la adquisición por el Estado de las EDES y/o Unión Fenosa, que los dominicanos tildan de Unión Penosa.

En la acepción de la Fundación Institucionalidad y Justicia (FINJUS), recogidas en la prensa el 30-10-03, la adquisición de las EDES por el Estado es anulable, porque, precisa, se incurrió en violación a las leyes de tal magnitud, que si en el país existiera un Estado de derecho con todas las garantías, los acuerdos ente el gobierno y esas compañías, fueran declarados nulos (sic)…

Diario Libre publicó el 18-07-03 el resultado de la encuesta de Gallup, donde edifica que si las elecciones hubieran sido en ese momento, el ex-presidente Leonel Fernández hubiese obtenido el 51.2% de los totales de la sumatoria.

Un grupo de estudiantes de sociología y ciencias políticas y estadísticas realizó un sondeo mediante el cual obtuvieron respuestas de que el doctor Fernández tenía la aprobación a su candidatura presidencial de un 78%, mientras que el presidente Mejía sólo disponía de un 19% y el ingeniero Eduardo Estrella un 3%.

En efecto, somos muy pocos los que aún dudamos siquiera mínimamente hoy, que el doctor Fernández retomará el poder ampliamente, y en la primera ronda, el 16 de mayo venidero, catapultado por el cúmulo de ejecutorias infelices y deprimentes en lo económico y en lo político de la cosecha exclusiva del presidente Mejía, el único que podría perturbar el certamen electoral venidero.

Muestra final de este ajetreo son sus también infelices precisiones que recogió la prensa el 18-10-03, en el cual expresó que: “Hatuey no es nadie”, siendo el presidente del PRD y quien decide fecha y candidatos de convención…